San Juan
Jueves 22 de Marzo de 2018

Salud frenará contrataciones directas y llamará a licitación

Son contratos de la gestión anterior y con la competencia entre oferentes, el Gobierno espera reducir costos. Se hará para los servicios de comida en los hospitales, seguridad, ambulancias y limpieza.

Encontrar los mejores precios del mercado, para lograr un ahorro de recursos del Estado. Esa es la consigna del Gobierno provincial, quien está elaborando un cronograma de licitaciones de servicios que son vitales para el funcionamiento del aparato de Salud Pública. La mayoría se contrató en forma directa en la administración giojista, cada uno implica millones de pesos al año y la idea es que a medida que vayan venciendo, se abra el juego y se renueven a través de una compulsa que permita bajar costos.

Aunque ahora no se habla de sobreprecios, al menos públicamente, la medida hace recordar el sonado escándalo de la ART. El Gobierno anterior contrató en forma directa el seguro de los empleados públicos durante 11 años, el gobernador Sergio Uñac licitó el servicio al poco tiempo de asumir y consiguió una enorme baja de costos que abrió fuertes sospechas de que en la gestión giojista se estuvo pagando de más. De hecho, hay una causa judicial que investiga si hubo sobreprecios en la que se calcula que el perjuicio al Estado fue de más de 3.000 millones de pesos.

Ahora es el turno de Salud Pública. La ministra Alejandra Venerando está revisando todos los contratos adjudicados en forma directa en la administración giojista, muchos no serán renovados cuando venzan y se adjudicarán por licitación. La diferencia entre un mecanismo y otro es sustancial: en la contratación directa no hay competencia entre empresas y se elige a dedo, mientras que en una licitación se hace un llamado amplio, se presentan los interesados y eso incrementa enormemente las posibilidades de que el valor a pagar por el Estado sea más bajo.

Sin ir más lejos, la competencia de empresas le ha permitido a la gestión uñaquista bajar de manera sustancial el gasto público en otros servicios. A pesar de la inflación y el consecuente incremento de cotos, el seguro de ART y la limpieza del Ministerio de Educación se licitaron y ahora se paga mucho menos que en el Gobierno pasado.

En Salud ya han definido que licitarán, al menos, cuatro servicios. Se harán para contratar la provisión de comida en los hospitales, la seguridad del Rawson y el Marcial Quiroga, las ambulancias y la limpieza en nosocomios y centros sanitarios.

Por ahora no hay cálculos de cuál podría ser el ahorro, pero se sabe que por cada uno de esos servicios se pagan cifras varias veces millonarias. La apuesta del Gobierno es conseguir mejores precios y achicar el monto de la inversión sin resignar calidad en la prestación. Todo, en el marco de la insistencia de la casona de Paula y Libertador de darle más transparencia a las contrataciones públicas y cuidar al extremo los recursos estatales.

Comentarios