San Juan
Domingo 26 de Agosto de 2018

Realizaron el aborto que pidió la madre de una niña violada y embarazada

Fue en la madrugada de hoy y se hizo porque la ley penal lo permite cuando se trata de un ataque sexual. Paralelamente, hay una causa judicial que investiga al principal sospechoso.

En los primeros minutos de este domingo, en el Hospital Rawson le realizaron un aborto una menor de edad con retraso mental que había quedado embarazada a causa de una violación. La práctica fue solicitada por la madre de la niña cuando se enteró de lo que había pasado y se basa en un derecho que les da el Código Penal a las mujeres en casos excepcionales como un ataque sexual.

Al menos que haya tomado estado público, es el primer aborto no punible que se realiza en San Juan desde que se modificó la ley penal por orden de la Corte Suprema de Justicia. El inciso 2 del artículo 86 establece que este tipo de práctica médica no será castigada cuando el embarazo sea por una violación o cuando la víctima tenga un retraso mental, ambas condiciones traumáticas que se dieron en este caso.


Leé también: Violaron y embarazaron a una niña de 14 años y su madre pide un aborto


El hecho salió a la luz el viernes. Se supo que tres días antes, el 911 recibió una llamada denunciando que una niña había sufrido un abuso sexual en la localidad rawsina del Médano de Oro. Después de que en el Hospital Rawson comprobaran que la menor estaba embarazada y que la Justicia determinara que fue por la violación, la madre pidió que se le hiciera un aborto.

En el nosocomio intervinieron para hacer la práctica, aunque todo quedó sujeto a que el juez que investiga el delito de abuso sexual, Eduardo Raed, terminara de disponer todas las medidas de prueba. Finalmente, según el comunicado oficial que se difundió, la interrupción del embarazo se hizo "comenzado el día 26 de agosto".

Fuentes judiciales revelaron que la niña presentaba 10 semanas de gestación. Para contenerla a ella y su entorno, las autoridades de los Ministerios de Salud y Desarrollo Humano afectaron a especialistas que se mantienen junto a la familia para seguir de cerca la evolución del caso.

El presunto violador está detenido y se expone a una dura pena que lo lleve derecho a prisión. Se llama Marcelo Villalobo, tiene 32 años, es de nacionalidad boliviana y aparentemente es el dueño de la finca donde trabajaban los padres de la niña.

Con algunas pruebas producidas, el hombre es investigado por el delito de abuso sexual agravado (entre otras cosas, por la condición de menor y discapacitada de la víctima). Se espera que Raed resuelva su situación procesal en los próximos días, es decir que diga si corresponde sobreseerlo o procesarlo.

Comentarios