San Juan
Lunes 11 de Marzo de 2019

Por primera vez, la Corte se autoimpondrá un plazo de 8 meses para resolver las causas

Lo aseguró el presidente de la Corte, Guillermo De Sanctis, este lunes. Además, manifestó que habrá controles estrictos y sanciones para jueces, en el caso de que lo ameriten, si no cumplen con las nuevas imposiciones de cara a los juicios por jurado.

En el inicio de un nuevo año judicial, el presidente de la Corte de Justicia, Guillermo De Sanctis, adelantó algunos de los puntos que les impondrán a los jueces y camaristas de cara a la implementación de los juicios por jurado, que tiene como base la oralidad.


En este sentido, están preparando la infraestructura para que la investigación de las causas que lleguen a los juzgados, queden en las manos del Ministerio Público Fiscal, dejando a los jueces libres para dictar sentencia, de una manera imparcial con plazos acotados. "Estamos hablando de seres humanos. Se necesita coraje y valentía para que los jueces lleven el debate como corresponde. Se necesita eficiencia en los fiscales y sus ayudantes para estar al lado de la policía que investigue en cada unidad judicial donde se produzcan los hechos", remarcó en una radio local.



Precisamente, durante la tarde de este lunes, la Corte brindará una conferencia de prensa para darle el puntapié a este nuevo periodo, por primera vez en la historia. Es que durante los años anteriores, los cortistas se mantuvieron arriba del pedestal que los cubría.




En esta oportunidad, y con la renovación del 90% de los magistrados que compusieron este organismo durante 20 años (sólo queda Ángel Medina Palá, a la espera de la jubilación), marcaran un paso clave para su nueva gestión: se autoimpondrán un plazo de 8 meses para resolver las causas que llegan a su despacho para que las sentencias queden firmes. Esto será anunciado durante esta jornada, con el ánimo puesto en la celeridad de los procesos judiciales.



La misión de la Corte es revisar los recursos que se pusieron de manifiesto en el marco del juicio, para que la sentencia impuesta por las cámaras penales quede firme o no. Esto tendrá un marco constitucional que deberán ser cumplidos por los magistrados que sentenciaron el proceso que se llegó antes en primera instancia.


Mano dura con los jueces

Uno de los puntos que se podrán en relieve tiene que ver con los plazos de ejecución de un juez en una causa. La idea de la oralidad, que se hará posible por la implementación del nuevo Código Procesal Penal, que regirá desde este 2019, tiene que ver con la necesidad de celeridad.



Esto implica que se descartará de plano la escritura que acompañó a la Justicia durante años. Ahora no hará archivos ni expedientes que se amontonen en los despachos, ni causas que se pierdan o queden en el olvido archivadas; según se espera.



Para lograrlo, la Corte comenzó a implementar un control más estricto que lleva a cabo la dirección de Control y Gestión, no sólo con auditorías sino con pedido de informes, que fueron solicitados a todos los juzgados. Como este último punto todavía no está limado, decidieron confeccionar un cuestionario que se repartirá en todas las dependencias judiciales para determinar cómo están trabajando y apercibir o sancionar duramente, si es necesario.


Leé: Así trabajará el juicio por jurado





Comentarios