Fabián Aballay /intendente de Pocito
Domingo 23 de Septiembre de 2018

"Por la quita del fondo sojero es necesario recortar en obras, no existe otra posibilidad"

En tiempos de ajustes y bajo las nuevas condiciones que ha impuesto el gobierno nacional, para lograr el déficit cero, la crisis se trasladó al ámbito municipal y repercutió directamente en los vecinos. Es que los municipios recibirán una compensación monetaria inferior a la porción que iban a percibir por el porcentaje del Fondo Federal Solidario (fondo sojero) y eso implica que no contarán con el dinero necesario para la ejecución de la obra pública. Por ejemplo, Pocito iba a recibir unos $6.500.000 por el fondo, en esta última parte del año, y ahora sólo percibirá un haber de $4.000.000 por el último acuerdo compensatorio. En este contexto, el intendente Fabián Aballay expresó su preocupación en Habla San Juan –programa que emite radio Blu y Canal 8- y manifestó las decisiones que tomará el municipio para hacerle frente a esta situación. "Creemos que, con la ayuda del gobierno provincial, los municipios vamos a salir adelante".


- ¿Cómo le hace frente el municipio a la crisis?

- Los municipios tenemos que cumplir con un sinnúmero de prestaciones de servicios al vecino. Fundamentalmente, tenemos que desarrollar obras, pero no podemos perder estar controlando la cuestión administrativa y financiera, porque también se trata de eso. Es una tarea que desarrollamos tratando siempre de no cometer errores, tratando de ser austeros, de no gastar de más. Tenemos un gran departamento, es muy extenso. Son 515km2 que tiene nuestro departamento. A la recolección de residuos es fácil hacerla en sectores urbanos, pero se complica y genera gasto cuando se realiza en sectores rurales. Entonces, son momentos en los que hay que administrar bien en los que tenemos que tener nuestras finanzas acotadas, porque la crisis que vive el país afecta considerablemente a cada uno de los municipios. La quita del Fondo de la Soja es otra cuestión que nos afectó negativamente. Tratamos de ser austeros y establecer prioridades. Entendemos a aquellos vecinos que no puede pagar las tazas municipales porque la crisis no se lo permite y esto es otro factor sumamente importante; de acuerdo a la situación económica aumenta o no el cobro de las tasas que es precisamente ese recurso inmediato con el que contamos los municipios.



- ¿Cómo los afectó la pérdida del fondo sojero y cuál será la partida que le corresponda ahora a Pocito?

- Nosotros elaboramos un presupuesto económico en la previa de cada año contable, en el que obviamente pretendemos desarrollar obras. Después de la pérdida del fondo sojero nos encontramos con que teníamos obras presupuestadas, a partir de esta decisión del presidente nos vemos impedidos de poder cumplir con todo lo que teníamos presupuestado. Por este tiempo, los municipios estamos desarrollando obras que antes no estaban en planes. Por ejemplo, nosotros estábamos por hacer dos unidades operativas de seguridad y ahora, con esta quita de dinero haremos solamente una. Teníamos previstas 6 obras de alumbrado para sectores rurales y haremos sólo tres. Es necesario recortar en obras, no existe otra posibilidad. Además, tenemos que tener en cuenta la inflación. Nos pasa en nuestra planta de servicios, que diariamente tenemos que salir a hacer recorridos y los costos son muy diferentes. Pero hay que salir adelante. Vamos a hacer recortes en algunas cuestiones siguiendo un orden de prioridad y de necesidad a partir del planteo que nos hagan los vecinos. Con la ayuda del gobierno provincial, los municipios vamos a salir adelante. Nosotros venimos desarrollando obras con la provincia, por ejemplo, con el plan de las 2000 cuadras. Cuando se cayó el fondo de la soja, de inmediato la provincia, en un gran gesto, salió a respaldar a los departamentos y a hacerse cargo del porcentaje que aportábamos nosotros. Por suerte tenemos ese respaldo porque estamos en una provincia ordenada administrativa y financieramente.



- ¿Cómo se proyectan el próximo año y qué obras serán prioritarias?

- Vamos a poner en marcha muchas obras que son importantes, como ampliar la red de agua potable, poder llegar con el alumbrado público a más sectores. Vamos a tratar de extender la pavimentación a muchos sectores rurales que tiene nuestro departamento. Las zonas urbanas de Pocito están pavimentadas en un 80%. Con el presente plan de pavimentación superaremos los 100 kilómetros, que no es una cuestión menor. Y vamos a seguir trabajando en numerosas obras que tienen que ver con construcciones de centro de salud, de plazas, playones. Distintos requerimientos de vecinos.



- ¿Qué pide el vecino de Pocito?

- Los requerimientos son variados. Desde obra pública hasta trabajo. Nosotros tratamos de generar cuestiones vinculadas al empleo. No desde el sector público, porque eso sería lo más fácil, pero a la larga sería cumplir nuestras finanzas. Lo que hacemos es tratar de generar vínculos con empresas. No hace mucho tiempo inauguramos el nuevo parque industrial del departamento, para que empresas provinciales se pudieran instalar, adquiriendo un terreno a bajo costo y que a la vez generaran mano de obra. Por eso digo que los municipios hemos comenzado a tener distintos roles desde lo que históricamente hacíamos que era alumbrado, barrido y limpieza, ahora nos encargamos de otras cuestiones. También nos piden viviendas. No porque no se hayan construido ya sino porque el crecimiento poblacional realmente ha sido importante. En estos últimos 7 años se han construido más de 2500 viviendas porque la población ha crecido considerablemente. Hoy se están desarrollando obras en dos sectores que tiene Pocito que es villa Aberastain y zona Norte, ya se concluyó la obra de cloacas en La Rinconada. Cuando se terminen estas obras vamos a estar beneficiando a más de 15.000 familias pocitanas con las cloacas. Tenemos pensando en que finalicen a mediados del próximo año; de esta manera estaríamos cubriendo al 70% de la población con claocas.



- ¿Qué va a pasar con la obra de calle 11?

- La calle 11 está cortada por el desarrollo de la obra y es molesto, pero es necesario. Para que los vecinos se queden tranquilos, esta obra se va a finalizar antes de fin de año porque ya está en su etapa final. Esta obra arrancó con algunos inconvenientes vinculados a los frentistas, a la expropiación de terrenos, es muy importante para el desarrollo del departamento. Los vecinos la llaman "la bendita calle 11", la verdad es que es una obra sumamente importante, conecta la villa cabecera de nuestro departamento con la ruta 40 con todas las ventajas que implica estar conectados a una ruta nacional. A partir de la culminación de la calle 11 vamos a tener otra arteria para comunicarnos y entiendo que esta finalización va a ser anterior a la culminación de la obra de ruta 40. Es una obra que ha tomado un ritmo importante en estos últimos meses.



- ¿Qué va a suceder con las personas que viven en módulos?

- Ayer estuve con vecinas que están viviendo en módulos de calle 16 y Aberastain. Ellos terminaron ahí por las inclemencias climáticas que hubo en un momento. Tuvimos que trasladar a estas familias a los módulos de emergencia por las lluvias. Hoy se está trabajando, con el Ministerio de Desarrollo Humano, en la escritura de los terrenos que les traerá tranquilidad a ellos. No van a tener ningún tipo de inconveniente, nadie los va a sacar de ahí. Ese terreno es del gobierno, no van a tener problemas. Más allá de esto, estamos trabajando con el IPV que ha adquirido varios terrenos en nuestro departamento, con la idea de seguir construyendo viviendas y entregando a través de la modalidad del sorteo, pero también erradicando a las familias que viven en villas de emergencia.

Comentarios