San Juan
Domingo 02 de Diciembre de 2018

Poner la cara en el Bernabeu

Levantar la mirada ante el mundo, siento vergüenza; nada me conforma ante un papelón que no tiene precedentes y que más allá del resultado deportivo; gane River o Boca; perdimos algo muy importante y es la dignidad.

El Santiago Bernabeu estará colmado de hinchas, curiosos, simpatizantes o público que no quiere perderse la final de la Copa Libertadores que no se pudo hacer en la Argentina porque en este país no se logra controlar la calle. En nuestro país pretendemos, por un lado, que el mundo nos elija para hacer inversiones y nos considere un país destacable para generar empleo y crecimiento de capitales extranjeros y a la par les mostramos cuan organizados somos. Hace décadas que los violentos dominan las canchas y nada hemos hecho para resolver el tema.



Lo más doloroso es que en el mundo han tenido situaciones similares de violencia y las han erradicado; en España mismo debieron tomar el toro por las astas para sacar de plano a los violentos-delincuentes de las canchas; y hoy se dan el lujo de mostrarnos cómo se hace. Veremos cómo los españoles nos enseñan y enrostran la organización de un espectáculo deportivo en paz al que asistirán 81.000 personas; y les anticipo; ante el primer hecho de violencia si lo hubiere, el castigo será implacable para el que lo ejerza y para quienes no lo previnieron.




¿Qué pasa en Argentina, tan difícil es imitar la receta que les dio resultado hasta con los más desacatados en Inglaterra?

Mientras no haya una decisión política, nunca saldrán los barrabravas de las canchas. Son los dirigentes los mismos que protegen, financian y alientan a que esta situación continúe y lo hacen porque de esa manera obtienen garantías de perpetrarse en el poder.




En el año 2013 el Real Madrid sacó a sus barras del Estadio, les remodeló las gradas porque hasta tenían un lugar de preferencia. Los hooligans en Inglaterra fueron transformados en muertos civiles porque al registrar apenas un caso de violencia les impide obtener créditos, hacer transacciones y hasta salir del país. Los años de cárcel son efectivos y las fuerzas políticas los hacen cumplir. En Holanda lo aficionados que hayan sido proscriptos de los estadios llevan consigo un dispositivo que permite localizar su paradero el día del partido; no es más que un localizador GPS y de tecnología biométrica ¿tan difícil es?. Ni qué decir la organización de un mundial de futbol durante un mes en Rusia



El 9 de diciembre veremos un partido de fútbol, el final de una Copa que realza a los Libertadores de América; el hecho de que hayan tenido que sacarla del país me causa un infinito dolor por los próceres que dejaron la vida por América, por su independencia y libertad, me causa vergüenza ante el mundo por no haber sabido educar a mi pueblo, me causa infinita tristeza porque no puedo mirarlos de frente a la cara.




Finalmente me aferro a una posibilidad que siempre entregan estas crisis; y es la de aprender de nuestros errores y ejercer acciones que cambien para siempre esta realidad. Serán nuevas leyes, tal vez...serán nuevos funcionarios en los cargos de organización y seguridad...tal vez; será que hay que castigar severamente a los violentos...tal vez...Todo queda relativizado en la medida en que cada uno de nosotros no entendamos y nos comprometamos como ciudadanos y reclamemos acciones precisas a quienes dirigen; de lo contrario seguirá siendo pura sarasa, palabras sin sentido; lamentos absurdos ... una vez más.-

Comentarios