San Juan
Jueves 22 de Febrero de 2018

Paritaria docente: Gobierno la condiciona a que no haya adhesiones a paros ajenos

El uñaquismo está dispuesto a elevar otra oferta. Pero les planteó a los gremios que es un despropósito que si aquí no hay conflicto, se sumen a paros de otras provincias como en 2017 con Baradel y compañía.

La negociación que se inició hace poco con los gremios docentes de la provincia no pasa sólo por lo salarial. Las conversaciones se retomarán el lunes y si bien la administración de Sergio Uñac está dispuesta a mejorar la primera oferta que rechazaron los maestros, al mismo tiempo pone una especie de condición: que los gremios del sector no se acoplen a los paros nacionales que puedan surgir por la dura paritaria que se espera con la gestión macrista y que San Juan no pague los platos rotos de otros distritos con la pérdida de días de clases. Eso pasó varias veces en 2017 y fue por el duro conflicto que se desató en la Nación y Buenos Aires, bien lejos de estas tierras y con intereses de otro calibre en el medio.

La paritaria docente es, como todos los años, la primera que se disparó para acomodar los sueldos de la administración pública local a la pérdida del poder adquisitivo que genera la inflación que hace mella en todo el país. El ministro de Hacienda, Roberto Gattoni, acompañado por su par de Educación, Felipe de los Ríos, ofreció de movida un incremento del 15,5 por ciento para este año a pagar en dos tramos y los dirigentes de los gremios UDAP, UDA y AMET la consideraron insuficiente, dijeron que "no" y pidieron que se imponga una cláusula gatillo.

Quedaron en volver a verse las caras el lunes próximo, con la coincidencia de que la cláusula gatillo puede ser un instrumento que favorezca la negociación. En Hacienda hacen cuentas, pero en la cita les hicieron saber a los representantes sindicales que si en San Juan hay acuerdo y buenas migas durante 2018, es un despropósito que los alumnos se queden sin clase por disputas que atañen únicamente a otras jurisdicciones.

Sin ir más lejos, el sindicato que comanda el aguerrido Roberto Baradel en Buenos Aires no lograba salir del pantano en la negociación con María Eugenia Vidal, la pelea se nacionalizó y los gremios docentes de aquí se adhirieron a los paros llamados por el SUTEBA en apoyo y solidaridad. El final ya es conocido: San Juan fue una de las primeras provincias en acordar con los docentes, dio uno de los porcentajes más altos de aumento y así todo, en Paula y Libertador tuvieron que sufrir los paros que restaron días de clases. Todo, por tironeos ajenos.

"Si aquí está todo en orden, no tiene sentido que los docentes hagan paros por lo que pasa en otros lugares", se escuchó decir esta semana a un funcionario uñaquista. El propio Gattoni lo dijo en otras palabras después de la primera reunión: "Nosotros estamos dispuestos a hacer un esfuerzo, pero esperamos que ese esfuerzo sea en ambos sentidos".

El lunes es muy posible que aparezca un nuevo número sobre la mesa y que se avance con una cláusula gatillo, como el año pasado, que les permitió a los docentes que se les compensara el porcentaje en que la inflación anual superó al aumento consensuado en marzo. Pero el Gobierno insistirá con el pedido para que las desavenencias en otras provincias en las paritarias de este año no tengan impacto aquí, concretamente en la cantidad mínima de días de clases a la que piensan llegar a lo largo de 2018.

Comentarios