San Juan
Jueves 12 de Abril de 2018

Otra baja: Adolfo Caballero renunció a la Corte de Justicia

Se va para jubilarse. Dejará efectivamente su sillón una vez que la ANSES le conceda el beneficio.

Otro cortista de la vieja guardia decidió dar un paso al costado. Adolfo Caballero renunció este jueves a su cargo en forma condicionada a que le salga la jubilación y aunque su retiro se hará efectivo una vez que obtenga el beneficio, es una la tercera baja que se da en los últimos años en el máximo tribunal de la provincia y acentúa la ola renovadora en su composición. Su salida es una bisagra, ya que el cuerpo colegiado pasará a tener mayoría de nuevos integrantes.

Caballero presento su dimisión hoy a las 13 en la Corte de Justicia, quien ahora la enviará a la Cámara de Diputados para que sea aprobada por los legisladores. Fuentes judiciales aseguraron que es condicionada, lo que implica que tendrá efecto una vez que el cortista consiga que la ANSES le dé el 82 por ciento móvil que les cabe a los jueces provinciales.

No se sabe cuánto tiempo pasará hasta que el trámite finalice. En algunos casos tardó apenas un puñado de meses y en otros, hasta cerca de un año. Sin embargo, el cortista cumple desde hace tiempo con todos los requisitos que exige la ley para pasar a retiro y eso hace suponer que no deberían existir demoras pronunciadas.

Es la tercera baja que se produce en apenas dos años en una composición que por momentos parecía interminable. Por más de dos décadas, la Corte de Justicia estuvo compuesta por Caballero, Carlos Balaguer, Juan Carlos Caballero Vidal, Humberto mdina Palá y Abel Soria, que no lograron mucho más que convertir en obsoleto al Poder Judicial de la provincia y en uno de los más atrasados del país.

El histórico equipo comenzó a desmembrarse en 2016, con la jubilación de Balaguer. En diciembre del año pasado se tuvo que ir Caballero Vidal por estar involucrado en una causa por delitos de lesa humanidad y ahora es el turno de Caballero.

En lugar de Balaguer fue designado Guillermo De Sanctis y el concurso para nombrar al reemplazante de Caballero Vidal está en marcha en estos momentos (se calcula que este mes ya habrá asumido). Aunque el ex fiscal de Estado pasó a cumplir un papel preponderante que da señales concretas de cambio, en los papeles la vieja guardia sigue siendo mayoría mientras Caballero esté y puede resistirse a ir en tal o cual dirección.

Cuando las movidas de renuncias y reemplazos de terminen de consumar, el tribunal que se encarga de definir la política judicial será dominado formalmente por las nuevas caras en momentos en que el sistema pide a gritos modificaciones profundas. Desde la forma de comunicar, hasta creaciones de más estructuras y procedimientos nuevos que ayuden a acelerar las causas y revertir el estado de morosidad que existe en muchos fueros.

La renovación promete seguir en el corto plazo. Caballero ya había anticipado que este año podía retirarse y en el Poder Judicial aseguran que Medina Palá está meditando seguirle los pasos en este mismo semestre. Por su parte, Soria Vega parece encaminado a permanecer en la Corte de Justicia al menos hasta marzo de 2019, cuando termina de ejercer el puesto de presidente.

Hasta que la ANSES le de el OK, Caballero cumplirá el doble rol de cortista y representantes del máximo tribunal en el Consejo de la Magistratura. En ese seno se está cocinando el concurso para cubrir la vacante de Caballero Vidal, que entra en la recta final.

Mientras tanto, la renuncia del cortista de raíz bloquista será tratada y aprobada por los diputados en alguna de las sesiones que se vienen. Y una vez que le den el haber jubilatorio y se aleje definitivamente, el Consejo de la Magistratura quedará habilitado para lanzar otro proceso más para designar a un nuevo cortista en su lugar.


Comentarios