San Juan
Sábado 06 de Julio de 2019

Más de 200 pacientes concurren al consultorio de Diversidad Sexual

Brindan atención integral de pacientes mediante testeos gratuitos, voluntarios y confidenciales. En 15 minutos se entregan los resultados de las muestras.

El consultorio de Diversidad Sexual del Centro de Adiestramiento René Favaloro está cada vez más activo y las estadísticas de atención, crecen considerablemente. Reciben pacientes de todos los departamentos de San Juan y su trabajo casi personalizado con los concurrentes, marcan la diferencia y lo hacen especial y de gran aceptación.


El licenciado en psicología Ariel González dio detalles pormenorizados de la tarea que realizan los martes y miércoles de 17.00 a 20.30 horas. Todo un trabajo silencioso que desde el año 2012 vienen realizando en la Rotonda y con testeos permanentes en distintos puntos de la provincia en conjunto con los profesionales del Programa Provincial de Sida.


"Hacemos atención integran. Es decir en Psicología, Medicina General y Familiar, Laboratorio, Enfermería, Laboratorio Serológico (VIH, sífilis, hepatitis) Pap (Papanicolau) y Cepillado Anal y Vaginal para detectar el VPH u otras enfermedades", explicó el profesional que, además, contó que realizan "trabajos de extensión comunitaria en escuelas que nos solicitan charlas".


La cantidad de atenciones fue aumentando de manera marcada desde la creación del consultorio hasta la fecha. "Empezamos en el 2012 con 6 pacientes por tarde, hoy, hace unas semanas tuvimos 31 pacientes una tarde y 16 la otra. Es decir que por semana superamos largamente los 40 pacientes en 7 horas de atención. De alguna manera la gente va confiando", contó González y detalló que "el circuito de atención consiste en darle ingreso por el consultorio número 5 de Diversidad Sexual, luego se realiza un breve rastreo del motivo de consulta y espacio de consejería. Si viene solo para análisis pasa directamente al Laboratorio, si es para consulta a la parte médica, también hay Vacunación, Farmacia. Es decir, es un circuito integral, en una sola consulta se pueden hacer varias atenciones. No necesita tener un turno para más adelante y en instante se va con la respuesta".


El licenciado González contó que el consultorio de Diversidad Sexual realiza testeos dos veces al año, para el Día Nacional de la prueba del VIH, el 27 de junio, y el Día Mundial de Lucha contra el Sida, el 1 de diciembre.


"Este año tuvimos 172 consultas en el último testeo realizado en junio, con un resultado de 3 VIH positivo, 9 casos de sífilis y 1 caso de hepatitis B. Ante la aparición de nuevos casos, siempre nos preguntamos si hay más VIH, estamos rastreando bien o realizamos más testeos y la gente que tiene que enterarse se entera. No ha habido grandes incremento pero si aparecen nuevos diagnósticos", sostuvo el psicólogo.


Si bien casi siempre hay nuevos casos positivos, González explicó que "desde el 2012 en que se disparó el número en sifilis, tenemos picos de altos y bajos de casos positivos, pero a veces aparecen 4 o 5 casos en una semana que nos sorprenden. La franja para esta enfermedad va desde los 18 hasta los 52 años. Y en caso de VIH desde 22 años hasta 55 años".


Los profesionales del consultorio de Diversidad no solo tienen que tener tacto y profesionalidad para tratar a pacientes que están deprimidos emocionalmente cuando reciben un diagnóstico de positivo. Deben saber cómo hacerlo y que tipo de información dar.


Los trabajadores del consultorio, que cada trimestre reciben una cifra superior a los 400 pacientes, coinciden en señalar que la reacción de la gente cuando da positivo al testeo de VIH, en general, no es buena, aunque mejor que antes. En el 2011, para el paciente era un diagnóstico de muerte, prácticamente. En realidad, ya en esa época no lo era, pero socialmente se ha tenido un rápido avance en la visión y entender que si la persona está en tratamiento no lo transmite, según la OMS Sida.


Sobre esta particularidad, Ariel González explicó que "de a poco va cambiando el formato social, van entendiendo mejor el tema y el avance de la enfermedad. Sin embargo, cuando uno habla de una diabetes, que es peor que un VIH no controlado, la gente lo toma de otra manera. La diabetes y el cáncer, que son enfermedades bravas y tomadas mejor y de otra manera que un sida".


Como buen psicólogo, González analizó este fenómeno, "el VIH está unido a lo sexual y en lo sexual hay muchas cosas que no se hablan, que no se dicen, que se ven mal, nocivas, es un tabú. Se engancha a la fantasía de lo no hablado, no simbolizado, no manifestado y no procesado".


En cuanto a las cosas que no se dicen y no se hablan están las "historias sexuales, identidades, prácticas, los gustos, libertades. En lo sexual esta nuestra identidad entera, no solo la identidad auto percibida, sino nuestros gustos, nuestra desnudez frente al otro. En todo esto vivimos y crecemos en una cultura que no está acostumbrada a hablar estos temas".

Comentarios