San Juan
Sábado 13 de Julio de 2019

MalaMadre

Títeres, helado, juegos en la plaza, patinaje sobre hielo, hamburguesas, panchos, películas, pochoclos, pijamadas, plays, golosinas, paseo en catamarán, cuentos en la Casa de Sarmiento, obras de teatro, de magia y acrobacia, dormidera hasta las 12h y el "quéhacemoshoy, ma" antes del buen día. Había transcurrido la primera semana de vacaciones de invierno y, como estaba acordadísimo, Franco y Ezequiel se habían ido con el padre. O sea, el ESMA de La vaga.

Ay, ¿los hijos lejos de la madre? Con lo caras que están las entradas, una salida no baja de mil pesos. Él tiene que trabajar, pobre. A los hombres se les hace difícil organizarse. Mmmm, y ahora una semanita solos con el Igna. Muy top lo tuyo. ¡Qué canchera!


La vaga podía hacer un archivo de las frases que la gente decía al preguntarle por los chicos. Bah, por los chicos no, por ella. Averiguando, sacando información de su estado, para luego, tener motivos de críticas y ofensas.


En un grupo, alguien lanzó la piedra-MalaMadre y escondió la mano. Hay personas que se sienten valientes desde el anonimato.


Al principio, La vaga se tragó cual alfajor de chocolate la frase maquiavélica. Por unos días, el MalaMadre logró que sus emociones se mezclaran y sus lágrimas regaran la culpa que empezó a crecer frondosa.


No hay mejor maestro que el dolor. Ese dolor trascendido en el silencio. Ese dolor que deja sabias cicatrices. Esa tarde, La vaga llegó a su casa, se sentó cómoda y relajada. En la mañana había cruzado whatsapp con el ESMA. Franco y Ezequiel estaban muy bien. Aburridos, pero bien.


Entonces, racionalizó sus sentimientos redactando su propia definición de MalaMadre: Dícese de la mujer segura que se prioriza sin descuidar su rol de madre. No es perfecta, tampoco lo pretende. Hace cumplir los pactos con el padre de sus hijos sea o no sea su pareja. Pone límites cuando desconfirman, descalifican y desvalorizan su maternidad. Liberada, cuida amorosamente de su prole, consciente que es madre, no dueña de sus hijos.

La MalaMadre ¿es una amenaza?

Comentarios