San Juan
Martes 05 de Noviembre de 2019

Las dos razones que tienen los estatales para pedir el bono de fin de año

El Gobierno provincial no quiere llevarle falsas expectativas a los gremios con respecto al aporte adicional que, algunas entidades privadas, darán como cada año. Pero debido a la crisis, lo más probable es que tengan que optar entre la cláusula gatillo o el bono navideño.

La falta de liquidez que hay en el sistema financiero, las medidas económicas que afectaron los salarios y la inflación, conformaron un combo que golpea cada vez más el bolsillo de los trabajadores. Es por eso que los gremios pretenden que los trabajadores sean acreedores de un bono de fin de año, aunque aún no quieren adelantarse a ninguna medida, ya que no han recibido negativa o aceptación por parte del gobierno local. Lo que sí ha ocurrido es que desde el área financiera de la provincia, el ministro de Hacienda, Roberto Gattoni, ha repetido una vez más que no es posible, por ahora, hacerle frente a la cláusula gatillo y además al bono extra.



Leé: "No hay bono si mantenemos la cláusula gatillo como está"





Esta realidad comprende un capítulo que aún está abierto y que podría cerrarse esta semana, cuando el gobierno local salga a definir qué hará al respecto. "En lo que va de la semana sabremos si hay espacio para avanzar o dejar el tema archivado", adelantó Gattoni. En este contexto, y teniendo en cuenta las razones que tienen los empleados para solicitar tal monto no remunerativo, el vicegobernador electo aseguró que entiende la situación de los trabajadores, pero que no puede generar falsas expectativas.










"Nosotros estamos dispuestos a escuchar las distintas alternativas que se puedan genera a partir de estas circunstancias. Lo que decimos es que no podemos cumplir con todo, pero vamos a buscar una alternativa, una contrapropuesta que les lleve solución a los trabajadores. Entonces, el equilibrio está en alguna cuestión con impacto en el bolsillo en los empleados", manifestó.








Desde la cartera, Gattoni entiende que hay dos razones por la cual los empleados del Estado necesitan ese bono. No son semejantes, más bien contrapuestas. La primera: es posible que el salario que percibe el trabajador sea elevado y el impuesto a las ganancias se lleve esa porción de aumento que le dispara la cláusula gatillo. De esa manera no ve nada liquidado en sus haberes. La otra razón, podría ser todo lo contrario. Que el sueldo sea bajo y que las deudas le provoquen un hueco financiero que necesite tapar con esa compensación extra, que podría rondar entre los 4 mil y los 6 mil pesos.





Para ambos casos, no es sencillo que ocurra, pero prometen escuchar las razones y las propuestas de los gremios para ver la manera de sumar beneficios para los empleados.

Comentarios