San Juan 8 > San Juan > auditorio

La puesta a punto del Auditorio puede demandar hasta un año

El cielorraso debe ser retirado en su totalidad. Lo más importante, es que la estructura del Auditorio en sí, no sufrió daños.

El Auditorio Juan Victoria fue uno de los edificios más afectados por el Terremoto que azotó a la provincia el pasado 18 de enero. Como consecuencia del movimiento telúrico, a modo de prevención se decidió cerrar el lugar y declararlo inhabitable, principalmente por el riesgo que representaba, y existe actualmente, el desprendimiento del cielorraso.

Luego de un análisis organoléptico, es decir sin la aplicación de instrumentos, llevado a cabo por instituciones o dependencias como el INPRES (Instituto Nacional de Prevención Sísmica), Planeamiento Urbano, Secretaría de Cultura, Centro de Ingenieros y el Colegio de Arquitectos, determinaron que la estructura en sí del Auditorio no sufrió daños considerables, por ende no es necesaria la demolición del edificio.

Te puede interesar...

De todas maneras, el cielorraso, como se observa a simple vista, debe ser retirado antes que todo, no por una cuestión estética sino por el riesgo que conlleva el desprendimiento de una parte del mismo, que podría agravarse por la altura en que se encuentra y si es de medidas considerables.

Al respecto, el director de Patrimonio de la Provincia, Arq. Jorge Martín, explicó ante la consulta de sanjuan8.com que luego de la finalización de los análisis de los distintos organismos continúa, administrativamente hablando, el llamado a licitación para los arreglos y que el mismo "no puede demandar más de tres meses".

Posteriormente, y ya en la parte ejecutiva de la obra, se debe realizar en primer término, el retiro del cielorraso existente para dar paso a la colocación del nuevo, que traerá aparejado obras complementarias, como la instalación de aires acondicionados y el tendido de cables para proveer del servicio de internet al Auditorio en su totalidad.

Si bien una vez retirada la formación dañada se podría habilitar el ingreso al público, Jorge Martín comentó que "no se tiene en cuenta como primera opción porque estéticamente no sería acorde con la estructura" aunque aclaró que acústicamente no se producirían alteraciones.

"Lo que se evalúa también es la habilitación por tramos, es decir colocar el nuevo cielorraso en algunas partes y que estos reciban el visto bueno para poder ser utilizadas", expresó. En este sentido, Martín destacó que sea cual sea la técnica adoptada, el nuevo cielorraso será "cuatro o cinco veces más liviano que el actual".

Por todo lo expresado anteriormente, expertos coinciden que entre la culminación de los estudios existentes, el llamado a licitación, el desmonte del cielorraso y la colocación del nuevo, demandaría, por lo menos, un año la puesta a punto del Auditorio. Pese a que las obras en sí no tardarían más de 4 o 6 meses, los trámites administrativos ralentizarían los tiempos.