La nena violada y a la que se le practicó un aborto tendrá contención integral por tiempo indeterminado

Así lo explicó el titular de la Dirección de la Niñez, Marcelo Bartolomé, quien manifestó que trabajan en forma conjunta con el área de Salud en el abordaje. El acompañamiento se extenderá de acuerdo a la evolución de la menor y el grupo familiar.

// Gabriela Varas

Este fin de semana en el hospital Guillermo Rawson se le practicó un aborto a una nena- con retraso mental- que fue violada. La práctica se realizó porque el Código Penal lo permite en su inciso 2 del artículo 86. Allí queda establecido que este accionar no será castigado cuando el embarazo sea por una violación o cuando la víctima tenga un retraso mental, ambas condiciones traumáticas que se dieron en este caso. Desarrollo Humano, es parte del grupo de contención que se hace a la familia de la menor intervenida. Marcelo Bartolomé, director del área Niñez, contó que se tomó conocimiento del caso por un pedido de Salud Pública.

El abordaje se realiza de manera articulada: la Dirección de la Niñez se hace cargo de la contención familiar y el entorno, mientras que Salud se encarga de lo estrictamente médico y la atención psicológica de la niña.


El hecho que salió a la luz el viernes cuando se conoció que tres días antes, el 911 recibió una llamada denunciando que una niña había sufrido un abuso sexual en la localidad rawsina del Médano de Oro. Después de que en el Hospital Rawson comprobaran que la menor estaba embarazada y que la Justicia determinara que fue por la violación, la madre pidió que se le hiciera un aborto.


En el nosocomio intervinieron para hacer la práctica, aunque todo quedó sujeto a que el juez que investiga el delito de abuso sexual, Eduardo Raed, terminara de disponer todas las medidas de prueba. Finalmente, según el comunicado oficial que se difundió, la interrupción del embarazo se hizo "comenzado el día 26 de agosto".


Fuentes judiciales revelaron que la niña presentaba 10 semanas de gestación. El presunto violador está detenido y se expone a una dura pena que lo lleve derecho a prisión. Se llama Marcelo Villalobo, tiene 32 años, es de nacionalidad boliviana y aparentemente es el dueño de la finca donde trabajaban los padres de la niña.


Mientras tanto la menor se encuentra recuperándose y guiada por un abordaje, según explicó Bartolomé en una entrevista otorgada a Canal 8, por tiempo ilimitado. Es decir que se acompañará tanto a la familia como a la niña de acuerdo a la evolución que tengan.

Comentarios