Investigan un parto casero
Jueves 27 de Junio de 2019

La mamá que tuvo a su hija en su casa y fue demorada en el hospital rompió el silencio

Fiorella sostuvo que tomó la determinación de tener a su hija desde el momento en que se enteró que estaba embarazada. La mamá contó, en la televisión nacional, de la situación que vivió.

Fiorella Eiras, la mamá que eligió tener un parto casero y fue demorada en el hospital Rawson cuando fue a solicitar el certificado por las horas de nacida de su hija, rompió el silencio en la televisión nacional. Contó que desde que se enteró de su embarazo decidió tener a su hija en su casa y se instruyó de todo lo que tenía que hacer.


La joven contó que tuvo un parto muy bueno y que tras recuperarse, y dentro de las 24 horas, fueron al hospital para solicitar el certificado de nacimiento y el de que ella había parido, ambos necesarios para anotar a la pequeña en el Registro Civil.

Leé: La partera que asistió a la joven que parió en su casa: "La dejaron sentada toda la noche en una fría sala de espera"


Fiorella relató que un neonatólogo revisó a la bebé y que antes de entregarle una nota de buena salud le preguntó cómo iba hacer para corroborar que esa bebé era de ella. Cuando se están retirando, los guaridas le piden los documentos para sacarle fotocopias, "no entendía el porqué, pero se lo di", contó la chica.


Cuando se dirigían a la parte de obstetricia, para que la revisarán a ella, nuevamente les pidieron los documentos y les informaron que tenían que esperar a un oficial de la Policía. "Otra vez sin entender esperamos al oficial, que cuando llegó nos dijo que quedábamos demorados. Ahí labraron un acta, a mano, en donde decía que yo le había pedido al neonatólogo un certificado de nacido vivo y no es así porque yo estaba muy bien informada y sabía que ese certificado lo tiene que generar quien corta el cordón y como lo habíamos cortado en casa no lo podíamos realizar, porque se otorga en una institución pública o privada", sostuvo Fiorella.


La puérpera le pedía al oficial que le mostrará la orden del juez y mientras tanto Antonio, su pareja, fue trasladado hasta la comisaría 1ª. "Estuve desde las 22 hasta las 6 de la mañana, esperando la orden del juez. Sobre las 10 de la mañana me da un ataque de desesperación porque nadie me daba una explicación y recién ahí la gente del hospital se entera de lo que pasaba. Al rato llega la orden del juez en donde pide un ADN y que me brinden la atención necesaria", indicó Fiorella a TN.


Este jueves la joven recibió el alta, después de haber vivido una situación desesperante. Según fuentes allegadas a la pareja, analizan seriamente la posibilidad de iniciar alguna acción legal contra el hospital público por violencia obstétrica, aunque desde el centro de salud advirtieron que se encuentran tranquilos ya que actuaron de acuerdo a lo que ordenó el Segundo Juzgado Correccional a cargo de Pablo Flores.


Comentarios