Trans de 9 años en un colegio católico
Miércoles 09 de Octubre de 2019

La mamá de la nena trans y un fuerte mensaje de amor: "Decidimos mirarla a los ojos, respetarla y amarla"

La madre de la nena que cambió de identidad y que generó revuelo en un grupo que pidieron a las autoridades del colegio "resguardar a los alumnos de estos temas", contó cómo vive el proceso junto a su hija y envió un gran mensaje a los padres.

La familia de la nena trans de 9 años, alumna del colegio María Auxiliadora, aceptó contar su historia, el camino que tanto les ha costado transitar por tratarse de algo nuevo, pero aun así, brindaron un fuerte testimonio de vida, apto y recomendable para todo público.




Fue así como la madre de la niña que fue noticia en el país por tener la valentía de pararse frente a sus compañeros y aclarar que no quiere que la miren nunca más como un varón, recibió en su casa a Canal 8 y confesó: "Hemos seguido viviendo y transitando junto con ella este proceso desde el amor, con mucha paz y tranquilidad porque desde el principio apostamos a eso, junto con el colegio. El Colegio nos acompañó desde el primer momento, tanto la institución como muchos compañeritos y muchos papás. Como familia amándola y acompañándola".



En un relato donde sobra la emoción y deja silencios detrás de cada palabra, la madre de la niña (preservamos su identidad) siguió relatando cómo fue que comenzaron este largo camino contra el prejuicio social. "Ella desde pequeña iba manifestando ciertas actitudes y nos iba dando mensajes que como papás atendíamos, aunque desconocíamos de qué se tratara. Elegimos darle la libertad de expresarse hasta que estuviera preparada para mostrarnos lo que nos estaba ocurriendo", poco a poco, la familia eligió generar espacios de confianza para que su hija lograra transitar sus sentimientos y emociones. "Hace mucho el hecho de mirar a los ojos a tus hijos, ellos te pueden transmitir si están sufriendo. Nosotros decidimos abrazarla todo el tiempo, mirarla a los ojos, respetarla y acompañarla", relató, con una voz entrecortada por la emoción. No es para menos porque guarda un exquisito testimonio de amor y respeto a los hijos, que le deja la piel de pollo a cualquiera.



"Ella fue haciendo su proceso a su tiempo, respetando también los tiempos de los demás", marcó. En ese contexto, la presión social estuvo presente, pero no fue determinante. Aunque no se puede negar el dolor que les generó lo vivido en esta última semana, "porque se lastima con las palabras, con la exposición". Y muy lejos de tratarse de una familia en contra de la Iglesia y de sus creencias, destacó que se trata de una familia "creyente" que se cobija en la oración y en el contacto con Dios. "Siempre digo que al dolor lo podemos transformar en fortaleza. Nosotros elegimos no sufrir y fortalecernos desde el amor. Seguir adelante, acompañándola. Creo que el mejor ejemplo, el mejor mensaje que le podemos llevar a la sociedad es que no tengan miedo. El miedo te impide ver al otro y nos paraliza. No te deja ver la esencia", enseñó. Sobre su hija habla con amor y refleja ese sentimiento en sus palabras cuando la describe. "Su cuerpito es un regalo de Dios y se lo regaló para transitar este hermoso viaje que es la vida. La vamos a acompañar con alegría, ella brilla y lo seguirá haciendo. Me encantaría llegar a los papás que tienen miedos e incertidumbres. Les diría que no se pierdan de vivir con sus hijos, de cada cosa que les esté ocurriendo porque es lo más maravilloso que tenemos", confió.



Por último, transmitió un interesante concepto que forma parte de la realidad social que se está viviendo actualmente, sobre todo con las personas que aún no eligen informarse sobre la transexualidad. "No es una enfermedad, no se contagia, es una construcción que parte desde el sentir. El género es el sexo biológico con el que nacemos. A veces ese género no coincide con la identidad autopercibida. Lo que nos está faltando es buena información, capacitación a nivel profesional, pero sobre todo amor al prójimo".

Comentarios