Canal 8 en Malvinas
Viernes 09 de Marzo de 2018

La increíble historia de un soldado que fue papá durante la guerra y se enteró por una revista

Adolfo Rojo, uno de los veteranos que emprendió el viaje rumbo a las islas, contó la historia de su compadre Mario Ernesto Agüero: "Vimos que nacieron sus mellizos leyendo la publicación de 7 días".

La delegación sanjuanina está en Río Gallegos aguardando el vuelo que la llevará a Malvinas para buscar cerrar una etapa clave en las vidas de algunos excombatientes y familiares. Allí, en la espera, de ese último y ansiado paso, siguen apareciendo historias que jamás fueron contadas o que no tuvieron mayor trascendencia y valen la pena destacar.

Uno de las vivencias más emocionantes tuvo como protagonista a Adolfo Rojo y especialmente a Mario Ernesto Agüero, que actualmente reside en Mendoza. Rojo, uno de los integrantes del viaje que organizó el Gobierno de San Juan, reveló un momento que lo marcó durante la guerra de 1982.


El Hércules envió el abastecimiento para los soldados y, entre las provisiones, llegaron las cartas que escribían familiares y amigos y también algunas revistas. "Cuando repartimos las cosas vemos en la revista "7 días" a una mujer con unos bebés", contó el integrante de la delegación sanjuanina.


La nota, que todavía recuerda de memoria, decía: "Mujer de un valiente soldado, que defiende nuestras islas Malvinas, dio a luz a un par de mellizos". Rojo quedó sorprendido al ver que la foto mostraba a la esposa de su compadre Agüero con los bebés recién nacidos. En cuestión de segundos la revista llegó a manos del flamante papá que conoció a sus hijos, diez días después de su nacimiento, a través de la publicación. Los soldados se fundieron en un abrazo y lloraron juntos mientras leían la información que había llegado hasta las islas.


Rojo repasa aquella imagen, de hace casi 36 años, y vuelve a emocionarse como si el tiempo no hubiera pasado: "Eso no dio fuerzas y sabíamos que teníamos que volver", confesó.


Semanas después, Agüero pudo regresar a su casa para conocer en persona a los mellizos de la historia que habían reflejado los medios. El varón fue bautizado como Néstor Ariel y la nena lleva el nombre Malvina Soledad en honor a aquella experiencia imposible de olvidar.

Comentarios