San Juan
Martes 25 de Septiembre de 2018

La emoción de volver a escuchar: cuando el sonido redefine la vida

La importancia de una audición clara y completa, no suele ser tenida en cuenta, hasta que su disminución, para quienes la padecen, comienza a complicar la interacción con el mundo que los rodea.

Limitada la audición, la comunicación se dificulta constantemente, lo que genera estrés, y en varias ocasiones, aislamiento. Al dejar de oír muchos de los sonidos cotidianos, poco a poco dejan de existir en la experiencia de vida.


Como política de Estado, el compromiso está puesto en la defensa de los derechos humanos, creando una cultura de tolerancia y respeto que hace a una mejor sociedad.


De esta manera, el Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social, impulsa el Programa Provincial de Atención y Prevención Auditiva como parte de la política de asistencia y promoción social.


Es así, que en lo que va del año, los números hablan de la importancia de la ayuda, 39 beneficiados, 72 equipos, con un monto total $1.191.476 invertidos. En 2017, se llegó a 123 sujetos de derecho con 225 equipos y una inversión total de 3.146.993 pesos.


En ese marco, el ministro de Desarrollo Humano y Promoción Social, Armando Sánchez, hizo entrega de doce equipos de audífonos e insumos a siete beneficiarios de los departamentos Chimbas, Rawson y Pocito, seis de ellos, menores de edad.


Agustina Segura, es una adolescente de 14 años, beneficiaria de este programa. Para ella, la vida sin sonidos claros, ha sido un gran obstáculo. Desde sus experiencias más simples, como ver televisión, escuchar música, participar en clases, hasta momentos importantes para el desarrollo de su personalidad, han estado marcados por la incomprensión, por miradas indiferentes, y por silencios que aíslan o gritos que irritan.


Entre lágrimas, fundida en un abrazo con su benefactor, con la alegría de quien es liberado de cierta opresión, recibió la posibilidad de recomenzar con su historia. Con palabras sencillas, Agustina, relató sus problemas habituales y dijo "me siento muy feliz, siento que al fin puedo escuchar y hablar bien".


"Ya puedo comprender a las demás personas", expresó Agustina Segura que, por esas cosas de la vida, tiene otros tres hermanos con problemas de audición y también recibieron sus equipos de audífonos. Su mamá, Yanina Flores, narró episodios diarios con las dificultades propias de no poder comunicarse, volumen demasiado alto, necesidad de repetir palabras, hasta tener que levantar la mano para poder tomar turno para comprenderse

.

Para Agustina como para sus hermanos, hay un antes y un después de recibir este beneficio por parte del Estado, puesto que la calidad de vida a modo personal y social será mejorada gracias al uso de los audífonos.

Fuente: sisanjuan.gob.ar

Comentarios