San Juan
Jueves 16 de Noviembre de 2017

La Cámara de Diputados aceptó la renuncia del cortista Caballero Vidal

La decisión fue por unanimidad. A partir del 1 de diciembre quedará sin fueros y podrá ser interrogado por su trabajo durante la dictadura militar.

Tal como se esperaba, este jueves, la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad la renuncia del cortista Juan Caballero Vial. La misma será efectiva a partir del primero de diciembre, ese día dejará de tener fueros y podrá ser indagado por su labor durante la dictadura militar.

Leé: García Nieto: "Esta previsto que sea aceptada la renuncia de Caballero Vidal y no haya juicio político"

La presentación se realizó el pasado martes. El primer escrito era condicionado, es decir no tenía fecha y dependía del momento en que ANSES le asignara la jubilación. Pero el miércoles Caballero Vial realizó una rectificación donde anunciaba que su partida sería el 1 de diciembre.

A partir de esta rectificación el juicio político quedó descartado y Juan Caballero Vial podrá recibir la jubilación de privilegio.

Algo que no podrá evitar el ministro de la Cortes es poder ser juzgado por su actuación durante la dictadura militar. Es que en 15 días dejará de tener fueros y podrá ser llamado a indagatoria por el juez Federal Leopoldo Rago Gallo.

Leé:El cortista Caballero Vidal presentó su renuncia definitiva y en 15 días dejará su cargo

Bajo la lupa de la Justicia Federal hay dos hechos que complican a Caballero Vidal. Los dos se refieren a su actuación como juez de la Sexta Denominación provincial, cuando en el país reinaban los años de plomo, a fines de los 70´ y principio de los 80´.

El primero salió a la luz por el testimonio que un abogado dio en el segundo megajuicio por delitos de lesa humanidad que se está llevando a cabo en la provincia. Era el letrado de Héctor Cevinelli y contó que cuando le denunció a Caballero Vidal que su cliente fue detenido, torturado y asaltado por la dictadura, el por entonces juez de primera instancia sacó una pistola, la puso arriba del escritorio y le dijo que se olvidara del caso.

El otro tiene que ver con la muerte de Ángel Carvajal. Los militares quisieron hacer creer al principio que se había suicidado, pero después hubo dudas y tomó fuerza la hipótesis de que falleció por las torturas que le propinaron. Caballero Vidal ordenó hacer una autopsia por pedido del RIM 22, aunque el abogado de la víctima, Carlos Bula, contó hace poco que no instruyó la investigación y todo quedó en la nada.

Comentarios