Pedido de destitución de Caballero Vidal
Martes 14 de Noviembre de 2017

Jaqueado por el pedido de juicio político, Caballero Vidal decidió renunciar

El ministro de la Corte decidió dimitir a su cargo. Lo hace con la intención de evitar el proceso que se había iniciado tras el pedido del juez Federal Leopoldo Rago Gallo. Sin embargo desde la Legislatura advierten que continúa el juicio político.

San Juan fue noticia por algo inédito en el país. Un miembro de un máximo tribunal de la Justicia quedó a un paso de ser destituido por el pedido de juicio político que presentó el juez Federal Leopoldo Rago Gallo. Se trata de Juan Carlos Caballero Vidal, quien está sospechado de haber colaborado en la última dictadura militar, cuando era magistrado de primera instancia de la provincia. Hoy el ministro de la Corte, con la intención evitar el proceso que se abría en su contra, presentó la renuncia. No obstante, según advirtieron desde la Legislatura provincial mientras le salga la jubilación continuará el proceso.

De aceptarse la renuncia, el Consejo de la Magistratura debe llamar a concurso para definir una terna de aspirantes y de ahí enviarla al parlamento de Libertador y Las Heras, para que los diputados definan al sucesor.

El desenlace de Caballero Vidal estaba prácticamente cantado. Quedó bajo la lupa en junio, cuando el fiscal Federal Francisco Maldonado lo imputó por haber mirado para otro lado cuando era juez de primera instancia durante el Gobierno militar. Por testimonios de víctimas de aquella época, supuestamente no hizo nada cuando le pidieron que averiguara del paradero de una persona y del asesinato de otra. Por eso, el agente del Ministerio Público entendió que fue partícipe necesario de delitos de lesa humanidad y pidió que fuera indagado y llevado a juicio político por Rago Gallo.

Los hechos

Bajo la lupa de la Justicia Federal hay dos hechos que complican a Caballero Vidal. Los dos se refieren a su actuación como juez de la Sexta Denominación provincial, cuando en el país reinaban los años de plomo, a fines de los 70´ y principio de los 80´.

El primero salió a la luz por el testimonio que un abogado dio en el segundo megajuicio por delitos de lesa humanidad que se está llevando a cabo en la provincia. Era el letrado de Héctor Cevinelli y contó que cuando le denunció a Caballero Vidal que su cliente fue detenido, torturado y asaltado por la dictadura, el por entonces juez de primera instancia sacó una pistola, la puso arriba del escritorio y le dijo que se olvidara del caso.

El otro tiene que ver con la muerte de Ángel Carvajal. Los militares quisieron hacer creer al principio que se había suicidado, pero después hubo dudas y tomó fuerza la hipótesis de que falleció por las torturas que le propinaron. Caballero Vidal ordenó hacer una autopsia por pedido del RIM 22, aunque el abogado de la víctima, Carlos Bula, contó hace poco que no instruyó la investigación y todo quedó en la nada.

Comentarios