San Juan
Viernes 09 de Marzo de 2018

Hubo acuerdo con Asprosa y se terminaron las paritarias del Ejecutivo

Los médicos fueron invitados y no asistieron. Como los otros profesionales de la salud, tendrán un aumento de 17% en dos tramos y una suma fija.

Con el aumento para el área de la salud, la gestión uñaquista finalizó este viernes las negociaciones salariales de este año con todos los gremios que tienen representación en el Ejecutivo. A la última cita asistió Asprosa y sus representantes aceptaron la oferta oficial, mientras que el Sindicato Médico no quiso sentarse en la mesa de discusión. Al igual que los otros sectores del Estado, tendrán un incremento del 17 por ciento en dos tramos y cláusula gatillo, más una suma fija que va de 250 a 350 pesos.

Como viene sucediendo desde hace años, por los efectos de la inflación, el Gobierno provincial llamó a los gremios estatales por tanda a negociar una suba de haberes para este año. Los primeros fueron los docentes, después los sindicatos de la administración central y por último, los médicos y los demás profesionales de la salud que están nucleados en Asprosa.

La reunión se hizo en la mañana de este viernes y los únicos que dijeron presente fueron los dirigentes de Asprosa. El Sindicato Médico, en cambio, no fue por entender que la oferta que les iban a hacer es insuficiente y que no se cumplen otras condiciones de trabajo que se habían dispuesto en encuentros anteriores.

Por el lado del Ejecutivo estuvieron el ministro de Hacienda, Roberto Gattoni, y su colega de Salud, Alejandra Venerando. Aumento que acordaron con Asprosa consiste en un 12 por ciento a partir de marzo, un 5 por ciento más a partir de agosto y una cifra remunerativa no bonificable que va entre los 250 y los 350 pesos, según explicó el funcionario que maneja los recursos públicos. A eso se le suma la famosa cláusula gatillo.

La cláusula gatillo jugó un papel fundamental en la discusión con todos los estatales. La primera vez que aplicó en San Juan fue al año pasado y los gremios querían que se reeditara en 2018. La herramienta consiste en que si la inflación anual supera el 17 por ciento, el Gobierno pagará la diferencia para que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo.

Las conversaciones casi que se dieron sin ningún conflicto y el acuerdo llegó relativamente rápido en relación a otros años. La semana pasada hubo consenso con los gremios docentes (UDA, UDAP y AMET) por una suba del 12 por ciento primero y el 5 después y la cláusula gatillo, los gremios de la administración central (UPCN, ATE, ATSA, SOEME y SITRAVIAP) aceptaron el jueves esa misma propuesta y una suma fija de 180 pesos y ahora fue el turno de los empleados de la salud.

La cifra de aumento que concede el Ejecutivo suelen ser una referencia concreta para el Poder Legislativo y el Poder Judicial, que ahora darán inicio a las negociaciones con sus empleados. Seguramente, las propuestas consistirán en una suba de 17 por ciento escalonado en dos veces y el método de actualización.

Los otros que arrancarán las conversaciones son los municipios, el otro eslabón que falta para cerrar el círculo. La referencia también es la provincia, quien además acostumbra mandarles una ayuda financiera extra para que puedan pagar gran parte del aumento que dispongan.

Comentarios