San Juan
Domingo 24 de Noviembre de 2019

"Hoy me tomo una coca", la frase que escuchó una moza y despertó su solidaridad para con una joven que necesita un trasplante

Un breve diálogo que generó el interés de una chica que atendía en un parador sanjuanino y permitió que se conozca la historia de una joven que necesita un trasplante y se encuentre en lista de espera.

/// Por Marcela V. Silva

- ¿Se puede almorzar acá?

-Sí. ¿Qué van a tomar?

-Hoy, me tomo una coca, pero no tendría que tomar (entre risas y complicidades).

- ¿Y por qué no?


Así comenzó el diálogo entre una joven mesera y otra chica que estaba con su madre en un parador turístico en San Juan y que mientras era atendida, contó que necesitaba ser trasplantada y que se encontraba en lista de espera. "Necesitaba saber para poder ayudar y ahí me senté con una lapicera y un cuaderno", explicó la chica que atiende en un comercio ubicado en Punta Negra y fue así que dio a conocer la historia de María Agustina Silva, de 26 años.






La joven que "es auxiliar de criminalística", fue lo primero que resaltó la mesera que realizó un posteo en redes sociales. En diciembre del 2016 María Agustina tuvo que ser internada de urgencia. "Comencé un tratamiento con corticoides muy feo, te hinchas y estas con mucha ansiedad, te sube la presión, vomitas, te dan calambres. Ahora bajé 20 kilos", fue parte de la espontánea entrevista que hizo una moza.





agustina silva.jpg


Luego Agustina que estaba acompañada de su mamá y había salido a tomar algo de aire y a disfrutar de un almuerzo sin horarios, dijo que en febrero va a cumplir un año de diálisis-tres veces por semana durante 4 horas diarias-.





"Llego a dormir pensando que al otro día voy a estar mejor y al otro, nuevamente a las 5 de la mañana me pasan a buscar para llevarme a la clínica", siguió relatando la joven que estuvo internada en terapia intensiva y hoy se encuentra bajo un estricto tratamiento para poder encontrar un órgano que le permita volver a ser la de antes.

Embed


"#DARGRACIAS por cada minuto de vida", fue la reflexión de la chica que esperaba a que alguien llegara a pedir algo en uno de los lugares más imponente de San Juan. "Ellas estaban felices, conectadas, cómplices y yo las observaba de lejos. #CELEBRANDOLAVIDA", así finaliza una historia que ganó la atención de muchas personas.


Agustina fue internada en 2016, de urgencia por problemas de presión, le realizaron una biopsia y ahí descubrieron que tenía glomerulonefritis. Empezó un tratamiento y al tiempo se intoxicó. Estuvo en Terapia Intensiva y con el tiempo sus riñones funcionaban cada vez menos.


Luego de ello, debieron volver a indicarle corticoides, y después la derivaron a iniciar diálisis, que es donde está ahora. El tratamiento consiste en limpiar los residuos que el riñón no filtra, y Agustina lo inició en febrero de 2019 con 2 horas y media, 3 veces a la semana. Actualmente se lo realiza durante 4 horas. Al principio el cuerpo no se acostumbra y genera malestar, náuseas, vómitos,y dolor de cabeza, confiesa. La joven aclara que tiene compañeros que están hace más de 10 años ahí y siguen de pie, "yo voy a cumplir un año recién y es una montaña rusa de emociones", concluyó.



Comentarios