Salud
Sábado 09 de Noviembre de 2019

Hoy: 26743

///Por María Alejandra Araya

¡87 whatsapp en el chat de Madres/Padres del Colegio! ¿Qué había pasado? ¿Por qué tanto alboroto? "Una vergüenza. Nosotros somos una familia bien constituida. Juntemos firmas para que la echen. Mi hijo no es un desviado, no quiero que tenga ese tipo de compañeros. Elevemos una nota al Ministerio. Yo soy abogada y mañana presentaré un escrito".



Los mensajes seguían y La vaga pudo reconstruir lo que había pasado cuando le preguntó a Franco, su hijo de 11.



-Esta mañana Luisa nos dijo que de ahora en más le digamos Luis. Pero hace rato que es un varón. Yo siempre lo quiero en mi equipo. Juega maansoo.


Emilse, la mamá de Luis había charlado con La vaga cuando a principio de año junto a su familia, había decidido acompañar a Luis en esta decisión. Un largo camino legal, una voluntad inquebrantable y el amor que todo lo puede llegaron a su fin. Luis tenía su nuevo dni.


No había delito porque desde el 2012 existe una ley, la 26743. Es la única ley de identidad de género del mundo que, conforme a las tendencias en la materia, no patologiza la condición trans. A veces, la ignorancia es atrevida.


La vaga llamó a Emilse y charlaron largo rato. Cual dardos envenenados escuchaba los whatsapp que entraban y le perforaban el oído.


-¿Cómo está Luis?


-Mirá, la verdad, muy contento. Ésto que pasó en la escuela no nos asusta. Falta poco para terminar. El año que viene, secundario en otra institución.


-¡Fuerza, Emi! Te felicito. Un abrazo a Luisito.


Al cortar con su amiga, vio el 193 dentro del círculo rojo en el ícono verde de whatsapp.


Ni los leyó. Para qué. A esta altura del año es mejor preservar la energía y la salud espiritual. Simplemente fue a la configuración, buscó y apretó salir del grupo. Se sintió como Luis, aliviada y feliz.


Comentarios