San Juan
Miércoles 05 de Septiembre de 2018

Histórica ley de coparticipación municipal: sale sin objeciones

A tono con los intendentes, los diputados opositores anticiparon que este jueves votarán a favor. Las comunas se llevarán más recursos que con el régimen "transitorio" que impera desde hace años.

Todo indica que el consenso que despertó entre los funcionarios municipales la nueva ley de coparticipación municipal en la previa a su presentación, tendrá su correlato este jueves en el recinto de la Cámara de Diputados. Desde la oposición adelantaron que le darán curso a la iniciativa que mandó el Ejecutivo, por lo que se da por descontado que saldrá aprobada sin objeciones. La norma comenzará a aplicarse en 2019 y contempla un aumento en los recursos que recibirán las comunas.

La ley que fija cuánto y cómo se repartirán los fondos entre los municipios es el punto principal que figura en el temario que debatirán los legisladores provinciales. Antes de ingresar al edificio de Libertador y Las Heras, el proyecto que elaboró Hacienda fue puesto a consideración de intendentes y secretarios departamentales del oficialismo y la oposición y todos dieron su acuerdo.

En el parlamento, la cosa no será muy distintas. "Es una ley que venimos pidiendo desde hace tiempo, la vamos a apoyar", aseguró Sergio Miodowsky, el presidente del bloque Cambiemos, que es el más numeroso del sector opositor. En la misma dirección anticiparon que irán el radical Eduardo Castro, el bloquista César Aguilar, el ibarrista Carlos Munisaga y el único hombre que tiene Dignidad Ciudadana en el recinto, Fernando Moya.

De esta forma, San Juan dejará de ser uno de los dos distritos que no cuenta con una ley de coparticipación municipal. Durante décadas, se manejó con un sistema provisorio que se convirtió en permanente y que le daba la posibilidad al Gobierno central de turno fijar en forma discrecional un monto fijo a distribuir.

El nuevo régimen establece que los municipios se llevarán un 18 por ciento de la recaudación local y un 13 de la coparticipación que escurre desde la Nación. Fijar un porcentaje supone una ventaja para las administraciones departamentales en la actual coyuntura económica, ya que en un esquema inflacionario podrán gozar de los aumentos que existan en el cobro de impuestos nacionales y provinciales.

Los municipios en general percibirán bastante más que con el viejo sistema. Y en el reparto secundario, es decir cuánto le toca a cada uno, también habrá un aumento nominal.

El proyecto estableció varios cambios en los criterios a tener en cuenta para definir cuánto le corresponde a cada comuna. Uno de los más importantes es que dejará de ser una variable la cantidad de empleados que tiene cada gestión departamental, elementos que causaba asimetrías difíciles de explicar. El caso más emblemático es el de Ullum y Zonda: con similar cantidad de habitantes, extensión, y NBI, el segundo se llevaba el doble que el primero sólo por tener más trabajadores.

En base a los nuevos criterios, Capital y Rawson siguen siendo los que más participación tienen en la torta que se repartirá, con el 14,72 y el 10,91 por ciento respectivamente. En el otro extremo quedan 9 de Julio (2,99), San Martín (2,85), Zonda (2,80) y Ullum (2,52).

Comentarios