San Juan 8 > San Juan > pandemia

Historias: una emotiva despedida de fin de curso en pandemia

Marisa Leiva es docente de segundo grado de la Escuela Pedro Echagüe. Ella realizó un video, con un mensaje de reconocimiento y esperanza para sus alumnos.

La pandemia trastocó la vida y costumbres en el mundo, no hubo rincón del planeta que no se viera obligado a adecuarse a protocolos de prevención necesarios para cuidar la salud. La docentes debieron modificar sus clases y hábitos para mantener vínculos con los chicos a los que sumaron a la familia. La tecnología y la virtualidad les permitieron compartir vivencias y experiencias. En otros casos, contenerse ante las pérdidas y también celebrar logros.

Ciclo Lectivo que tuvo meses de un diario aprendizaje donde se amalgamaron valores, emociones y contenidos. En reconocimiento al trabajo realizado, Marisa Leiva, docente de segundo grado de la Escuela Pedro Echagüe, junto a la directora Sonia Agüero y la supervisora Delia Godoy realizaron un video de despedida poniendo en valor el compromiso de los estudiantes y sus familias.

Te puede interesar...

Con imágenes alegóricas de la Navidad, la docente fue compartiendo fotos y grabaciones de los estudiantes a lo largo de este año escolar mientras les brindaba un cálido mensaje.

Emotiva despedida virtual de fin de curso 2020

A continuación el texto completo:

“Hoy nos toca despedir el ciclo lectivo 2020. Fue un año largo, pero se nos pasó volando. Fue terrible, pero de mucho aprendizaje. Sobre todo de hacernos fuertes a pesar de las circunstancias.

Fue un año de aislamiento, pero estuvimos más cerca que nunca, en esos abrazos virtuales, en audios y videos llenos de amor contenido.

Tuvimos miedo, angustia, dolor e incertidumbre. Estuvimos perplejos, aburridos, asustados, enojados. Pasamos por miles estados de ánimo: lloramos, reímos, aplaudimos, gritamos, nos ayudamos, hicimos lo que pudimos…

La seño, aprendió a usar mucho más la computadora, a hacer videos, video llamadas y a trabajar sin horarios.

Los papás, aprendieron a ser maestros en casa, apoyaron y acompañaron a los pequeños en cada aprendizaje.

Y ustedes, mis pollitos, aprendieron a trabajar solitos, a reciclar, a leer, escribir, a bailar y actuar sin límites ni vergüenza. ¡Estoy orgullosa de cada uno de ustedes!

¡CRECIMOS Y APRENDIMOS!

Compartimos momentos increíbles e inolvidables entre todos.

Nunca nos pasó tanto en tan poco tiempo y aquí estamos… somos sobrevivientes de un tiempo duro que nos llegó de golpe sin pensarlo.

Es diciembre y al despedirnos tenemos derecho a emocionarnos, a llorar, a abrazarnos en silencio por tantos abrazos que no nos dimos, a besarnos con el alma, a acariciarnos con las miradas.

Llegamos al final y solo es el principio.

No fue un año perdido, fue distinto, de aprender en forma virtual y acompañados por la familia.

¡GRACIAS! La palabra más linda del año.

Gracias… por compartir este año de vivencias especiales.

Gracias… por participar cada vez que la señorita se los pidió.

Gracias… por la paciencia y el cariño cotidiano.

Gracias… por los audios y mensajes que me llenaron el alma.

Gracias por estar al pie del cañón… ¡Siempre!

Y no perdamos el tiempo, tratemos de ser mejores cada día.

SUMANDO esfuerzos, RESTANDO preocupaciones, MULTIPLICANDO buenos actos y DIVIDIENDO nuestro amor para que no falte en ninguno de nuestros hogares.

Fue un año distinto, pero de un gran aprendizaje.

Estoy feliz y orgullosa de todos y cada uno de ustedes".