Comscore

FLEXIBILIZACIÓN DE ACTIVIDADES ECLESIÁSTICAS

Habilitaron las celebraciones de bautismos y matrimonios en los templos

También se amplió la ocupación de las misas presenciales al 30% de la capacidad del templo. Este es el protocolo que informó el Arzobispado de San Juan de Cuyo, que comenzó a regir desde este fin de semana largo.

Gracias al buen estatus sanitario que mantiene la provincia en el marco de la pandemia por coronavirus, se ha podido flexibilizar distintas actividades en la etapa de distanciamiento social. Una de las más esperadas por los fieles de la Iglesia Católica es la celebración de algunos sacramentos.

En este contexto, el Arzobispado de San Juan de Cuyo informó que a partir del viernes quedaron habilitadas actividades que habían cesado por la pandemia y se flexibilizaron algunas de las que ya se habían retomado. Estas son: celebración de bautismos y matrimonios; ampliación de la participación de asistentes a las misas; y reuniones pastorales.

A continuación, el protocolo de cada una de las actividades habilitadas:

Celebraciones de la Eucaristía y Celebraciones de la Palabra: se autoriza la participación del 30% de la capacidad del templo. Ese 30% resultará del total de la gente sentada en los bancos que habitualmente están en el templo. Si fuera necesario, colocar un cartel en la puerta indicando la capacidad real y la cantidad de gente permitida. Indicar, también, los lugares en los que pueden ubicarse quienes asistan a la celebración. Estas celebraciones se continuarán realizando con las medidas que venimos aplicando hasta ahora.

Bautismos y Matrimonios: se podrán realizar celebraciones de los sacramentos del Bautismo y Matrimonio. En estos casos, la cantidad permitida será de 20 personas. Para las celebraciones de estos sacramentos se tendrán en cuenta las “Instrucciones a seguir en la Arquidiócesis de San Juan de Cuyo durante la pandemia del COVID-19. Celebración del Bautismo de Niño y de Matrimonio” que les fueran remitidas oportunamente.

Reuniones Pastorales: se permiten las reuniones pastorales con la participación del 30% de la capacidad del salón en donde se realicen, respetando el distanciamiento y hasta un máximo de 15 personas. Si no se cuenta con el lugar adecuado, las reuniones pueden desarrollarse en el templo.