San Juan
Martes 28 de Noviembre de 2017

Este miércoles comienza el juicio por la extradición del español que estuvo prófugo en San Juan

Será en el despacho del juez Leopoldo Rago Gallo y marcará un momento crucial para su destino. La audiencia está fijada para las 9.30. Carlos Fernández fue buscado durante 11 años por la Justicia española y ahora solicitan que sea extraditado para que cumpla con las penas que le fallaron en su contra.

///Por María Eugenia Vega

Carlos Fernández comienza la última etapa de su camino judicial en San Juan. Luego de haber estado prófugo por 11 años y ser hallado por la Justicia Federal local en esta provincia, se conocerá si será remitido a su país de origen para cumplir con las penas que le fallaron. Es que, este miércoles arranca el juicio de extradición (podría resolverse en la misma jornada), que le costó trabajo conseguir al cuerpo de magistrados españoles que intentaron acortar la brecha entre las leyes argentinas y las de su país. El problema radicó en los tiempos de prescripción de las causas. Lo que acá caduca en 10 años, en aquel país europeo lo hace en 15, según las normas vigentes.


El español acumuló cerca de 10 causas por su actuación como funcionario de su país. Entre otro delitos, lo acusaron de presuntas malversaciones, estafas y defraudaciones contra el Estado ibérico, y condenas sin cumplimiento, por quedarse con dinero de jugadores de un club de fútbol barrial. Ahora, la Justicia local deberá decidir si lo deja en libertad para que siga su vida, en su círculo familiar, con su trabajo y sus responsabilidades en esta provincia, o si lo entrega al país europeo para que las autoridades se ocupen de él.


¿Quién es Carlos Fernández?

Carlos Fernández Gámez, 49 años, el único prófugo de la "macrocausa Malaya" que se investiga la Justicia española por defraudación al estado de Marbella, por una suma superior a los 300 mil euros. El sujeto fue buscado por las autoridades judiciales de aquella ciudad desde 2006 cuando fuertes versiones –que luego fueron solventadas por pruebas sólidas- terminaron en el pedido de detención contra Fernández, en marzo de ese año.


Según las investigaciones periodísticas que se realizaron en aquel entonces, Fernández participaba de un viaje, precisamente, del Camino de Santiago de Compostela (ubicado a más de 800 kilómetros de la ciudad que lo intentó juzgar). Al sujeto lo acusaron por irregularidades y corrupción, en el marco de su cargo político como concejal del partido GIL (Grupo Independiente Liberal) –fundado por Jesús Gil, uno de sus "padrinos" políticos. Llegó a lograr un puesto político luego de haberle redactado una conmovedora carta para solicitarle unirse a su proyecto; así fue como el joven veinteañero llegó a la política marbellí. También, participó de PA (Partido Andalucista) justo antes de su fuga.


Fernández fue encargado del área de juventud y deportes en 91´ y 92´. En aquel entonces, fue echado del partido por haber sido acusado de apoderarse del dinero de jugadores del club de Fútbol de la comuna local. La sospecha se basó en las firmas que solicitaba a los damnificados para que certifiquen dinero que no recibían. Se supo que la diferencia a favor del caudal era acreditada a su haber. Por ese episodio hubo un juicio por jurado que lo terminó encontrando culpable.


Más tarde, vendría su acusación por ser parte de una supuesta asociación ilícita corrupta que se quedaba con dinero del estado. Para cuando el magistrado firmó su orden de arresto, Fernández ya estaba lejos. Su fuga fue inminente ya que se hizo popular la noticia de la detención de su colega y compañero Pedro Pérez Salgado. Sospechan que cruzó por Portugal, llegó a San Pablo y entró por Ezeiza, con pasaporte, bajo la bendición de un empresario reconocido de Marbella; en el gobierno de Carlos Menem. ¿Dónde está Carlos Fernández? Fue la pregunta que se hizo ese pueblo por años. Fueron un abanico de hipótesis que se tejieron con el correr del tiempo. Que estaba en Marruecos, en África y hasta en Gibraltar; pero en 2008 una fuerte sospecha de que había ingresado a la Argentina, comenzó a circular. Mientras tanto, nada concreto.


Pasó el tiempo y la segunda orden de detención llegó en 2014, varios años después de su fuga. "Hay muchos enigmas al respecto. Fernández es un personaje emblemático en Marbella", aseguró a sanjuan8.com, el periodista de Investigación y jefe del diario "Marbella Confidencial", José Carlos Villanueva. Fue extensa la investigación que realizó este periodista, luego de rastrear como sabueso los pasos del ex concejal que dejó un hueco de "justicia pendiente" en la ciudad española. Mientras se supo que, radicado en San Juan, el marbellí se desempeñó como coaching de comunicación, cumpliendo con una agenda pública y una vida familiar sin sobresaltos. Antes de eso, se habría hecho una cirugía estética en el rostro para cambiar sus rasgos. Casado con una redactora de un diario local y con dos hijos, el prófugo se cambió el apellido a Hernández para no dejar vestigios de sospecha.


Sin embargo, una investigación federal llegó hasta su domicilio, donde no pudieron ingresar ya que los uniformados no tenían orden judicial. Por esta razón, se lo detuvo en la vía pública. La requisa de su vivienda se llevó a cabo cuatro días después de su detención, lo cual causó asombro y estupor en España.

Comentarios