San Juan
Miércoles 20 de Diciembre de 2017

Este jueves la Justicia define si extradita o no al español que estuvo prófugo 11 años en San Juan

Luego de haber realizado la lectura de los argumentos de ambas partes y de haber analizado la batería de pedidos de extradición que llegaron desde España, el juez Rago Gallo tendrá la última palabra. Antes de que termine la semana se sabrá si el exedil de Marbella retorna a su país para enfrentar causas penales.

Por María Eugenia Vega
Finalmente, el camino que había transitado Carlos Fernández desde que lo tuvieron en San Juan, tras permanecer 11 años prófugo de España, llega a su fin. Este jueves el juez Federal Leopoldo Rago Gallo comunicará si le otorga o no la extradición al país europeo, para que le haga frente a las acusaciones que pesan en su contra por presuntas estafas, cuando él era concejal de Malbella.

Durante este miércoles se leyeron los argumentos de ambas partes, luego de la presentación y el análisis de la batería de pedidos de extradición que llegaron detallados desde España. Terminado el proceso, se espera la última palabra del juez para saber si el exedil de Malbella será trasladado a Europa para cumplir con la decena de causas judiciales que le acreditan mientras estaba ejerciendo su función como empleado del Estado.


¿Quién es Carlos Fernández?

Carlos Fernández Gámez, 49 años, el único prófugo de la "macrocausa Malaya" que se investiga la Justicia española por defraudación al estado de Marbella, por una suma superior a los 300 mil euros. El sujeto fue buscado por las autoridades judiciales de aquella ciudad desde 2006 cuando fuertes versiones –que luego fueron solventadas por pruebas sólidas- terminaron en el pedido de detención contra Fernández, en marzo de ese año.


Según las investigaciones periodísticas que se realizaron en aquel entonces, Fernández participaba de un viaje, precisamente, del Camino de Santiago de Compostela (ubicado a más de 800 kilómetros de la ciudad que lo intentó juzgar). Al sujeto lo acusaron por irregularidades y corrupción, en el marco de su cargo político como concejal del partido GIL (Grupo Independiente Liberal) –fundado por Jesús Gil, uno de sus "padrinos" políticos. Llegó a lograr un puesto político luego de haberle redactado una conmovedora carta para solicitarle unirse a su proyecto; así fue como el joven veinteañero llegó a la política marbellí. También, participó de PA (Partido Andalucista) justo antes de su fuga.


Fernández fue encargado del área de juventud y deportes en 91´ y 92´. En aquel entonces, fue echado del partido por haber sido acusado de apoderarse del dinero de jugadores del club de Fútbol de la comuna local. La sospecha se basó en las firmas que solicitaba a los damnificados para que certifiquen dinero que no recibían. Se supo que la diferencia a favor del caudal era acreditada a su haber. Por ese episodio hubo un juicio por jurado que lo terminó encontrando culpable.


Más tarde, vendría su acusación por ser parte de una supuesta asociación ilícita corrupta que se quedaba con dinero del estado. Para cuando el magistrado firmó su orden de arresto, Fernández ya estaba lejos. Su fuga fue inminente ya que se hizo popular la noticia de la detención de su colega y compañero Pedro Pérez Salgado. Sospechan que cruzó por Portugal, llegó a San Pablo y entró por Ezeiza, con pasaporte, bajo la bendición de un empresario reconocido de Marbella; en el gobierno de Carlos Menem. ¿Dónde está Carlos Fernández? Fue la pregunta que se hizo ese pueblo por años. Fueron un abanico de hipótesis que se tejieron con el correr del tiempo. Que estaba en Marruecos, en África y hasta en Gibraltar; pero en 2008 una fuerte sospecha de que había ingresado a la Argentina, comenzó a circular. Mientras tanto, nada concreto.


Comentarios