San Juan
Sábado 13 de Abril de 2019

Escuela argenta 2.0


///Por María Alejandra Araya

Franco, el mayor, entró corriendo a la casa.


-No aguantés tanto, hijo. ¿Y los baños de la escuela? Preguntó La vaga.


-Están clausurados.


-Ma, sabés que cuando volvimos al aula después de música, mi banco y el de Valen estaban sucios. ¡Se había caído un pedazotote de techo así de grande! Comentó Ezequiel a La vaga.


-Seee, han puesto una cinta de peligro en toda la galería. ¡No podemos acercarnos!


A La vaga se le paralizó el corazón mientras sus hijos seguían narrando la (des)ventura de haber caído en la escuela pública. ¿O sea que por casualidad (o causalidad) la comunidad no estaba lamentando una desgracia?


Allá se fue, a preguntar, a quejarse y a reclamar. Cara de ass de las autoridades que esperan a las madres y padres para los actos o cuando son llamados por cuestiones académicas o administrativas. Cuando un papá o mamá va a pedir explicaciones, ah, eso es tener actitud conflictiva y desestabilizadora del orden institucional.


Una jauría de perros de diferentes tamaños y pelajes la recibió. Folklórico que haya canes en los edificios públicos. Pero con tantos alumnos... ¿no deberían haber tomado alguna medidita? (No, con la wincha no) ¿O son más importantes los animales que los pibes?


Bla bla bla blablero de tres directivos. Muestra de notas y expedientes con firmas y sellos. Para ir cerrando, una frase bufa y prístina: "Nosotros hemos hecho todo lo que hay que hacer", dijo dire 1. "Ahora depende del Ministerio", acotó dire 2. "Dios quiera que esta semana tengamos novedades", remató dire 3.


¡Haber sabido! ¡Claro! Depende de Dios que anda ocupado cuidando niños de techos caídos, baños clausurados y perros vagabundos.


Comentarios