"Es posible que las obras mermen en 2019, es difícil proyectar en este escenario de ajustes nacionales"

/// Por María Eugenia Vega

La eliminación del Fondo Federal Solidario de la Soja le ha generado un dolor de cabeza a las provincias y a los municipios. Es el caso de Capital, que perderá cerca de $14.000.000, que este año ya tenía presupuestada para obras, en especial para la pavimentación de sus calles. Con la ausencia de este fondo, teniendo en cuenta que la provincia se quedará sin casi $400.000.000 este año y $800.000.000 en 2019, la comuna hace nuevas cuentas para paliar el hueco económico que quedó por este ajuste nacional. Al respecto, el presidente del Concejo Deliberante de Capital, Juan Pablo Dara, lanzó una apreciación sobre la situación del municipio en Habla San Juan, que se emite por Canal 8 y Radio Blu, con la promesa de pensar en una solución para que los vecinos "no sientan el recorte". Como aliciente, remarcó: "Para cuando termine el año, Capital tendrá todas sus calles pavimentadas"

-¿Cómo percibe Capital la eliminación del fondo sojero?

"En 2019 vamos a tener la posibilidad de rever tal situación, porque aún no se está tratando el presupuesto ni se están afectando partidas, por eso hay tiempo de reacomodar las finanzas con respecto al año que viene. El problema lo tenemos hoy. Que desaparezca el fondo de la soja, de la noche a la mañana, implica un gran problema para la provincia, que tenía obras comprometidas con los municipios como el programa 2000 cuadras. Haciendo un análisis legal sobre el Fondo Solidario Federal de la Soja iba a ir destinado a las provincias que suscribieran el acuerdo, para esa provincia o para los municipios. A partir de esa circunstancia, en la cual una provincia se acomoda y genera su presupuesto, a raíz de un cálculo o una estimación, que ya de por sí quedó bastante desfasado con la devaluación y la inflación que venimos arrastrando, genera el doble de perjuicios. A nosotros nos encuentra atado de manos, porque la que suscribe es la provincia y presenta un programa de distribución de los fondos. A la que más golpea, porque es la que pone la cara, es a San Juan. Cuando separás color político y separás idiología, los únicos que terminan perjudicados son los vecinos.

-¿Cómo impacta en la economía del municipio?

-Nosotros veníamos muy avanzados con el proyecto de las 2000 cuadras. Cuando termine el año, Franco Aranda (intendente de Capital) va a culminar con la totalidad de la ciudad pavimentada y repavimentada. Esto obedece a que la Municipalidad y la Provincia están ordenada financieramente y por eso han podido ir financiando a paso acelerado y yendo a un ritmo de trabajo y de ejecución de obras bastante bueno. En nuestro caso, el fondo de la soja tenía que ver con la pavimentación más que con otra obra.

-¿Cuál es el monto que le correspondería a Capital este año y que no llegará?

-Alrededor de unos 13 o 14 millones de pesos, parecido al de Rawson, porque las economías son similares en proporción. Con respecto a la presentación que realizó Rawson, el tema es cómo toma la Justicia ese reclamo. Porque si bien el municipio es un damnificado, el acuerdo es con la provincia.

-¿Se ha analizado este planteo en el seno del Concejo Deliberante?

- Más que en el Concejo, en el Ejecutivo. Cuando fue la presentación, lo charlamos con Aranda. Esta cuestión de que, en Derecho, todo es opinable. Entiendo que el reclamo es justo y válido; eso, por un lado. Pero si por otro lado vienen y me dicen que yo no tenía que reclamar, sino que lo tenía que hacer la provincia, también va a ser justo.

-Con la ausencia de este fondo, ¿Van a mermar las obras en el municipio?

-Probablemente. No es sólo el fondo, es todo el desfasaje devaluativo que ha tenido nuestra moneda y cómo han cambiado los costos y lo que eso implicaba para las obras. El tema del alumbrado, uno puede hacer todos los esfuerzos con la tarifa social para darle exención a los que menos consumieran, pero el costo es elevado. Por un lado, uno hace una quita, pero lo que pagás se multiplica. Entonces, en ese sentido ¿qué toma relevancia en todo esto? El hecho de haber podido reemplazar antes la luminaria por tecnología LED que te permite ahorrar. Es muy difícil proyectar en un escenario actual, porque vos tenés que recalcular obras permanentemente. Y no es que lo recalcula la provincia, sino los contratistas que son los que te están prestando el servicio. La mano de obra está, pero cuando tenés que conseguir el insumo, ahí está el problema.

-¿Cómo queda la relación entre el gobierno y el municipio? ¿Cómo se va a resolver esta situación?

-La relación de Franco con el gobernador es muy buena. Pertenecemos al mismo proyecto y al mismo equipo. Vamos a seguir acompañando y trabajando juntos. Vamos todos en el mismo camino tratando de que los que menos sufran sean los vecinos. Uno, además de presupuestar por obras, tiene que ver cómo mejorar todo lo demás. Que el centro comercial levante; que no caigan las ventas; que el consumo minorista esté.

-¿Han tenido que renunciar a obras por causa de la devaluación?

-Sí. Nosotros el año pasado, con la adquisición de créditos a tasas subsidiadas que nos otorgaba el Banco San Juan por haber cumplido con todo lo que nos pedían, se nos amplió a 24 millones. En la requisitoria del banco nos pedían que dejemos estipulado los bienes que íbamos a adquirir para Capital. Primero, para que los fondos no fueran utilizados para otra cosa, y segundo para tener una idea de en qué se iban a utilizar. Nosotros no pudimos tomar ese crédito en diciembre porque hubo un grupo de concejales que votaron en contra. Cuando pudimos tomarlo era marzo. Y el Banco Central lo terminó autorizando el 30 de junio. El cambio de valores, producto de la devaluación, nos obligó a que todo lo que se había estipulado a comprar se redujera. Nosotros teníamos previsto luminaria, contenedores, los centros tecnológicos solares y todos los implementos para la ciclovía. Eso se redujo a luminaria y a contenedores.

-¿Qué opina de los que creen que en el municipio se han hecho gastos innecesarios?

-Capital siempre ha ido en contra de cualquier barbaridad que se dijo; de que se gasta en cosas que no se tiene que gastar; que el intendente aumentó la planta política; cosas que no han pasado. El único drama que tiene Capital es que somos nobles y decimos la verdad. Hemos decidido blanquear y hacer un relevamiento de todos los cabos que andaban sueltos. Por esas cosas te pegan y por eso te castigan, y lo único que hicimos fue poner en limpio todo. Estamos tranquilos porque hemos recuperado la recaudación con el tema de la tasa, de la publicidad y con los servicios. De esa manera podemos acompañar a la provincia en este ajuste nacional.


Comentarios