San Juan
Viernes 06 de Julio de 2018

En San Juan la mayoría de los pacientes en lista de espera necesita un riñón

A pesar de la aprobación de la Ley "Justina", en la que todos los mayores son donantes, desde el Inaisa explicaron que la cantidad de ablaciones no depende sólo de la voluntad. Si destacaron que la Norma permitirá que los procesos se aceleren.

/// Gabriela Varas

Luego de la aprobación de Ley "Justina", en donde todas las personas mayores de 18 años se transformaron en donantes de órganos salvo que hayan dejado constancia de su negativa, en el Inaisa celebraron la Norma que permitirá entre otras cosas acelerar los tiempos para que esos pacientes obtengan el órgano o tejido que necesitan. En San Juan, hay 198 pacientes que esperan salvar sus vidas a través de la donación. Entre los órganos más necesitados el riñón encabeza la lista, mientras que las córneas es de los tejidos el más requerido.

"A raíz de esto la gente siente que es una imposición del Estado el ser donantes, pero no es así", explicó Erica Tejada del Inaisa. Desde la institución expresaron que para ser donante, además de los datos de acrediten la identidad, se pasa por una serie de estudios que validen que esos órganos son aptos para salvar vidas. "Tengamos en cuenta que no todas las personas fallecidas pueden ser donantes. Puede haber ablación si las causas son por muerte encéfalocraneanas o por causas cardíacas, en este caso se pueden usar los tejidos. Además, la persona no debe tener enfermedades transmisibles por sangre; no haber sido sometido en el último año a cirugías, estudios invasivos, tatuajes, piercings y acupuntura; no haber tenido fiebre, diarreas, ni vómitos, en los últimos 10 días; y no consumir drogas", sostuvo la profesional.


"En muchos casos la cantidad de donaciones depende mucho de esto. En la provincia, por ejemplo, han disminuido las muertes por traumatismos de cráneo o ACV esto hace que los números de operaciones bajen", contó Tejada.


Si bien la Ley "Justina" todavía no se reglamentó, hasta ahora el requisito era dejar en vida la voluntad expresa de ser donante. Al crearse la figura del "donante presunto", ya no se requiere esa afirmación sino que se garantiza la posibilidad de realizar la ablación de órganos y/o tejidos sobre toda persona capaz mayor de 18 años, siempre y cuando la misma no haya dejado constancia expresa de su oposición a que después de su muerte se realice la extracción de sus órganos o tejidos.


"Esta negativa la puede realizar cualquier persona a través de los medios correctos como el Registro Civil o la página del Incucai. Los mismo si una persona decide cambiar de opinión, es decir, primero negó y ahora quiere donar".


En San Juan, según los datos que manejan en el Instituto gracias a loss intensos operativos de concientización casi el 80% de la población a dado su aprobación para ser donante.


Pero para terminar con cualquier duda el Inaisa invita el día martes 10 de las 10 de la mañana, en el salón de usos múltiples del Hospital Guillermo Rawson, a una charla abierta a la comunidad para explicar los cambios de la reforma de la Ley de Donación y Trasplante.


"La gente tiene que pensar que todo es a favor de salvar una vida", remarcó Erica Tejada.

La niña que cambió la historia

La ley se inspiró en Justina Lo Cane, una nena de 12 años que falleció en noviembre del año pasado, cuando esperaba un trasplante de corazón. La chica estuvo internada cuatro meses en la Fundación Favaloro, en Buenos Aires, pero el órgano nunca llegó, su salud se debilitó y finalmente murió.

Su caso se hizo conocido en todo el país a través de las redes sociales en primera instancia y luego llegando a los medios de comunicación, que día a día siguieron la evolución de la salud de Justina.

El corazón nunca apareció, pero su historia sirvió para que el senador Juan Carlos Marino (UCR) presentara el proyecto que cambiará el paradigma de los trasplantes en Argentina. Durante la noche del miércoles, en la Cámara de Diputados estuvieron los padres y familiares de Justina, quienes celebraron emocionados la sanción de la legislación.

Comentarios