San Juan
Domingo 12 de Agosto de 2018

"El plan para colocar los medidores de agua se paralizó por un problema legal"

El proyecto para medir el consumo de agua de los hogares, que había comenzado con grandes ilusiones, sufrió un revés, debido a que la instalación de estos aparatos no cuenta con normas específicas solicitadas en una resolución nacional. Así lo explicó Sergio Ruíz, presidente de Obras Sanitaria Sociedad del Estado, en una entrevista realizada en el programa "Habla San Juan", que se emite por radio Blu y Canal 8.

El funcionario dejó varios anticipos importantes, como la iniciación, en 60 días, de las obras del Acueducto Gran Tulum. Además, indicó que están estudiando realizar una continuación del acueducto y elaborar un anillo que rodeé la Circunvalación que permitirá proveer de agua para adentro y fuera de la ciudad.


-En estos últimos meses hubo gran cantidad de reclamos relacionados a los cortes prolongados de agua. ¿A qué se debe esto?


-Tenemos que recordar que durante el mes de junio y julio estuvimos en periodo de monda en todos los canales, por lo que la distribución de agua potable se ha visto reducida considerablemente. Durante este tiempo se pasa a tomar agua de las perforaciones de Zonda y eso afecta notablemente nuestra capacidad de producción. Tenemos un cronograma, pero la monda se extendió una semana más, lo cual género que la última semana fuera crítica.


-¿Hay muchas quejas vinculadas con la limpieza de los canales en toda la provincia?


-Todos los años hay quejas, pero aprovechamos esta época para las tareas de mantenimiento que son necesarias. Las cisternas también generan algunos inconvenientes que pueden durar de dos a tres días.


-Entendemos que cuando el acueducto Gran Tulum esté en funcionamiento esta problemática se va a modificar, ¿es así?


-Esa obra está pensada para eso, para que cuando tengamos un problema de abastecimiento y para tener la capacidad de potabilización sin la necesidad de cortes. La obra está prácticamente adjudicada. Esta semana resolvemos algunos puntos y en unos 60 días se da comienzo a la obra.


-¿Esto se puede confirmar?


-Sí, en 60 días arranca la obra, que tiene un plazo de ejecución de 40 meses.


-¿Cómo va a ser el funcionamiento del Gran Tulum?


-No cambia mucho la estructura del reparto de agua a como está actualmente. Funcionará como una planta potabilizadora, similar a la que tenemos ahora en Marquesado, pero un par de metros más arriba. La tecnología no varía tampoco y en cuanto a la distribución va a llegar directamente núcleos urbanos y a la cisterna que tenemos en Marquesado. A su vez ésto se va a complementar con un anillo a la circunvalación.


-¿De qué se trataría esto?


-El acueducto termina en la zona de calle Central y San Miguel, pero pretendemos extender por otras arterias el caño de 600 milímetros que llega hasta la avenida de Circunvalación. Allí hacer un anillo para terminar en la zona de Santa Lucía. Eso es para que en caso de ampliarse la zona urbana sobre la arteria, sea abastecida con agua potable. Ese anillo irá con radio hacia adentro y hacia afuera de la ciudad. Estamos desarrollándolo y buscando el financiamiento, para llegar antes de fin de año con el proyecto terminado. Hoy nuestros mayores problemas pasan por la capacidad de conducción y no tanto por la producción, porque tenemos un buen año hídrico.


-¿Qué pasa con el financiamiento de este tipo de obras con la situación actual del país?


-Tenemos gestionadas todas las obras, a pesar de las medidas que se han anunciado. Todas las obras que están en ejecución las tenemos asegurados. Tenemos el compromiso que no se va a parar ninguna e incluso tenemos el visto bueno para poder terminar las que comenzamos. La Nación tiene una valoración importante por la responsabilidad con las que concretamos obras.


-Usted me habla de obras que están en ejecución: ¿y las proyectadas?


-Tenemos buenas expectativas, porque ostentamos un buen prestigio como provincia y la gestión que está desarrollando el gobernador Sergio Uñac. Esto es una ventaja respecto a otras provincias. La obra del anillo que estamos proyectando tiene un costo de unos 800 millones de pesos, y la verdad que están sorprendidos. Lo toman como una continuidad del acueducto. Son personas que tienen una política federal y cuando ven un proyecto superador se interesan.


-¿Y qué le dicen cuando tiene que pedir plata para aquellas obras en las que se tienen que volver a hacer trabajos?


-Por ejemplo, con la de Caucete nos costó mucho llegar a un acuerdo con Nación, porque no entendían que el sistema de cloacas había colapsado completamente. Y la obra que costaba 250 millones de pesos, con la redeterminación, era probable que los costos aumentaran hasta los 400 millones de pesos, aproximadamente. Pero la obra ya está adjudicada y el martes arrancan los trabajos en los tres frentes más grave, de acá a diciembre va a estar terminada.


-¿Tienen muchas quejas con respecto a las Uniones Vecinales que prestan el servicio de agua potable?


-Sí, la verdad que sí. Pero hay una decisión del gobernador de que ya no se hagan cargo ellos del agua. Pero se requiere una ley que faculte la posibilidad de quitar la distribución y que pase a Obras Sanitarias. Hay una decisión política para hacerlo.


-¿Cuántas son?


-Más de 25 en toda la provincia. Normalmente las quejas son con las grandes, que tienen una tarifa importante que supera a la de OSSE, y que muchas veces no se condice con el servicio que prestan.


- ¿Se hacen los mismos controles al agua en las Uniones Vecinales que los que se hacen en OSSE?


-No conozco cómo funcionan administrativamente, pero nosotros si hacemos controles sobre ellas una vez al mes. A esto se le suman las inspecciones que realiza personal de Salud Pública.


-Y en cuanto a cloacas: ¿qué porcentaje tiene hoy la provincia?


-No supera el 35%, es un número bajo. Con los trabajos que están en ejecución queremos llegar al 85% en 24 meses. Eso nos posicionará como una de las mejores provincias del país. Son 5 millones de pesos en ejecución los que hoy tenemos. Esto hace que tengamos una gran cantidad de mano de obra.


-Y con la conexión domiciliaria: ¿qué pasa?


-Vamos a hacer conexiones con una cámara que va a quedar hasta 60 metros adentro del domicilio. Las antiguas obras cloacales llegaban hasta la línea de arbolado público. Esto generaba que el vecino después tuviera que hacer una inversión grande, de alrededor de 20 mil pesos. Con esta metodología dejamos todo adentro y al vecino le significa un ahorro de casi el 70% de la conexión de cloacas a la red.


-¿Y el en qué quedó el plan para poner los medidores?


-Quedó en un problema legal. Cuando desarrollamos una parte del sistema nos enteramos de que, a nivel nacional, habían sacado una resolución por la cual se exigía que cualquier medida por la que se quisiera cobrar algo así, requería una certificación del INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial). No obstante, no existen medidores en Argentina con certificación INTI. En el país se fabrican medidores, pero las fábricas no están certificadas por instituto.


-¿Y qué necesitan para estar certificadas?


-El INTI necesitaba desarrollar una serie de procesos que tienen que certificar en las mismas fábricas. Esto demanda tiempo y dinero. Salimos a buscar afuera, pero del mismo modo tiene que estar certificado. La solución intermedia es que el INTI apruebe los medidores que vienen con certificación internacional de un organismo que nuclea a todos los países. Una vez que tengamos eso, como figura, podemos avanzar. Mientras tanto, si queremos hacer una micro medición nos vamos a encontrar con un problema legal, que antes no existía porque estaba esa resolución.


-Hubo una prueba previa de medición: ¿qué arrojó eso?


-Los consumidores no pagaban más, pero la gente bajó el consumo de agua a la mitad. Por lo tanto fue efectivo. No resultó en una mayor facturación para la empresa y tampoco en un mayor gasto para los vecinos. Lo más importante es que bajó el consumo.


-En cuanto a las multas: ¿cuáles son los índices de infractores?


-Bajaron considerablemente a la mitad y el consumo de agua también. La gente está cuidando más el agua y eso es gracias a las campañas de concientización. Apostamos más a los chicos y ellos nos enseñan a los grandes.


-¿Cuál es el porcentaje de morosos?


-La verdad es que en estos dos años y medio los índices de la gente que no paga no han variado. No podemos decir que no hay morosidad, pero sí que no aumenta. El promedio es del 10% al año. Ante este escenario hay que decir también que la mayor cantidad de usuarios, dentro de los 12 meses, se pone al día.


-Con la situación económica como está: ¿Va a aumentar el agua?


-Sí, mientas haya inflación habrá variaciones. Nosotros tratamos de ser ordenados y hacerlo una vez al año. Lo hicimos en enero de 2018 y entendemos que a partir del primero de enero de 2019 viene otra suba. Hemos hecho una buena planificación para llegar a diciembre sin problemas, pero ya estamos haciendo una evaluación de costos.


-¿Qué le decimos a la gente que tiene problemas en las conexiones?


-Hay algo atípico que pasa en esta época, porque hay más presión de agua y por los cambios de temperatura pueden producirse roturas de caños. Esto sucede desde mayo, hasta fines de agosto. La solución en la que estamos trabajando es realizar un equilibrio hidráulico en la red. Las grandes empresas trabajan con válvulas que permiten controlar la presión del agua. Válvulas que hoy por hoy no están operativas, pero para eso estamos trabajando en un programa que nos va a llevar más de 2 años. Estamos hablando de más de 30 mil válvulas en toda la provincia. Esto es una solución de fondo que terminará con esta problemática.


-¿Tiene alguna expectativa electoral para el año que viene?


-Quiero terminar lo que empezó como un proyecto, porque la verdad es que quedan muchas cosas por hacer dentro de Obras Sanitarias. Mi objetivo inmediato es finalizar lo que comencé.

Comentarios