San Juan
Jueves 08 de Marzo de 2018

El legislador admitió que aumentaron los precios porque el Estado no pagaba a tiempo

El diputado calingastino, investigado por cobrar sobreprecios y sobrefacturar a Gendarmería, aseguró que no lo acusarían de nada si fuera un ciudadadano común.

Luego de que quedar a punto de perder sus fueros por una causa de sobrefacturación y sobreprecios como proveedor de Gendarmería, el diputado provincial Alfredo Amín habló en rueda de prensa. Asumiendo que existió el hecho, explicó que la intención fue aumentar los precios porque esas instituciones del Estado tardaban en pagar. Por ahora, el legislador no renuncia y se expone a que sus pares lo suspendan a pedido de la Justicia.

Amín habló en la Legislatura, donde llamó a la prensa para dar su versión de los hechos que le imputan. El juez Federal Leopoldo Rago Gallo lo investiga junto a un grupo de proveedores por hechos que sucedieron en 2013 y 2014: aparentemente cobraron sobreprecios por la venta de mercadería al destacamento de Barreal de Gendarmería y el Centro de Formación Félix Manifior. El calingastino aseguró que el incremento que sufrieron los precios tuvo que ver con la "inflación", por lo que la recarga era de entre el 40 y el 50% del precio real en la mercadería.


"Si fuera un ciudadano común, esto no pasaría", dijo primero, dando a entender que arremeten contra él por razones políticas. Después, aseguró que el intendente Jorge Castañeda tiene su renuncia a disposición.

La defraudación al Estado Nacional que le sindican a los proveedores involucrados y a los dos gendarmes que supuestamente montaron el negocio llega a unos 6 millones de pesos.

Todo indica que el diputado se quedará sin fueros. Fuentes del caso aseguraron que Rago Gallo pedirá en la Legislatura que le quieten ea protección para poder indagarlo en la causa penal. Los pares de Amín no quieren poner ninguna traba a la investigación y están dispuestos a hacerse eco del pedido del magistrado, en cuyo caso quedaría suspendido en el cargo.

Comentarios