San Juan
Jueves 07 de Diciembre de 2017

El gobierno de Uñac pide endurecer las penas a los delincuentes

El ministro Emilio Baistrocchi llevó el planteo al Consejo Nacional de Seguridad que encabeza Patricia Bullrich. Se quejó de que violadores y homicidas salen muy rápido de la cárcel.

"Tenemos un Código Penal sumamente laxo... hay que endurecer las penas". La frase es del ministro de Gobierno de la gestión uñaquista, Emilio Basitrocchi, y sintetiza el pedido que llevó al Consejo Nacional de Seguridad que comparte con sus pares de todo el país y la titular de la cartera de Seguridad macrista. Así, busca reflotar un viejo debate que enfrenta a los que entienden que un agravamiento de los castigos no tendría efecto contra los que sostienen que sería una medida persuasiva para los delincuentes.

Baistrocchi habló en el programa Estudio 8 del mapa de la inseguridad en la provincia y aseguró que los delitos contra la propiedad (como robo y hurto) tuvieron una baja importante en el segundo semestre y "vamos a tener la cifra más baja de los últimos cuatro años". Lo atribuyó, entre otras cosas, a la puesta en funcionamiento del sistema de juicios express para los que son sorprendidos con las manos en la masa y la instalación de más de 300 cámaras de seguridad en distintos puntos sensibles de la provincia. De todas formas, cree que hay una medida que podría ayudar y mucho en la baja del índice delictivo.

Según Baistrocchi, "hay que endurecer las penas, en muchos casos la gravedad del hecho no se corresponde con la pena y eso alienta a delinquir". Y lo ejemplificó en tono de queja: "Tenemos violadores que están saliendo en pocos años, a un homicida le dan perpetua sale a los 17 0 18 años".

El funcionario contó que ese planteo lo llevaron al Consejo Nacional de Seguridad, encabezado por la ministra macrista Patricia Bullrich. Allí dejó sembrada la semilla del pensamiento de la administración uñaquista en relación a la política para perseguir y castigar el crimen.

¿Por qué en ese ámbito? Para agravar los castigos de cárcel, hace falta modificar el Código Penal. Y esa norma es de fondo, es decir que sólo puede reformar el Congreso Nacional y no las provincias.

El deseo de la gestión provincial está a tono con la opinión de una gran porción de la sociedad, que sigue incluyendo a la seguridad entre sus principales reclamos a los que toman decisiones institucionales y políticas. Pero también es cierto que cada vez que apareció el tema sobre el tapete, alzaron la vos los dirigentes que sostienen que el aumento de la escala penal tendría un efecto inocuo que no bajaría la cantidad de delitos.

Por ahora, no hay en vista ningún proyecto de ley en el parlamento nacional que vaya en ese sentido que aparezca con chances de ser aprobado. El tema no está en agenda, sin perder de vista que basta con una fugaz una ola de delitos en el país para que las reacciones espasmódicas lo instalen de nuevo.

"No podemos seguir así", insistió el encargado de una de las carteras más sensibles. Y desafió a aquellos que citan experiencias internacionales para decir que una reforma no tendría impacto en el número de delitos. El funcionario desafió: "No sé qué país endureció las penas y no tuvo éxito".

Comentarios