San Juan
Martes 31 de Octubre de 2017

El gerente de la ACOVI: "La Nación está golpeando el corazón de la vitivinicultura"

Carlos Ianizzotto habló con N8 al respecto de las reformas planteadas por el presidente Macri, en torno a la apertura de importaciones y nuevas medidas que podrían afectar a las pymes.

El gerente de la Asociación Cooperativa Vitivinícola Argentina, Carlos Ianizzotto, habló en N8 y manifestó su preocupación en el marco de los anuncios realizados por el presidente Mauricio Macri, este lunes, y sobre todo por el impuesto al vino. Es que el presidente llamó a ser un país abierto y por eso, dijo que es importante que se abran las importaciones. Esta es una realidad que perjudica a la vitivinicultura de Cuyo, especialmente a San Juan, que ya sienten el remezón de la apertura de importación de vinos chilenos.


Por esta causa, y con este contexto, la Coviar planea una nueva reunión en Mendoza (este martes) para evaluar términos de consenso; tal como lo pidió el primer mandatario nacional. Ianizzotto explicó que la reforma fiscal planteada por el presidente se vincula fuertemente con la realidad que deberán afrontar. "El sector privado y las provincias deberán manifestar su acuerdo y su posición porque se ven afectada en el andamiaje tributario que es sumamente pesado", dijo.


También, manifestó que el gobierno nacional –con estas nuevas medidas- le está pegando al corazón de la vitivinicultura. "La Nación había manifestado su intención por mejorar los costos para devolverle competitividad al productor y no está pasando, todo lo contrario", opinó.


Sobre este tema, también declaró que "peligran las pymes, las bodegas y los empleados vitivinícolas; porque el ajuste se hará para abajo". "Una cosa son las bebidas vinculadas a la industria y otra es una economía regional donde hay familias, productores, y demás Esto es lo que debe precisar el gobierno", aclaró.


Impuesto al vino


En torno al impuesto al vino, hay temor por lo que suceda. Desde el gobierno sanjuanino lo declararon como "incongruente" y desde el sector empresarial, "una catástrofe". Si bien, hubo versiones extraoficiales que señalaron que sería de un 20%, en las últimas horas se oficializó el proyecto por parte del Gobierno.


Este tributo denominado "impuesto interno" alcanzará a las bebidas azucaradas y espumantes y forma parte de las reformas impositivas que intentan lograr. Lo cierto es que este borrador podría sufrir modificaciones de último momento y esto es precisamente lo que intentan lograr los empresarios vitivinícolas. Estas resistencia que están manifestando las provincias que tienen su economía dependientes del vino, fue advertida por el Gobierno Nacional. Por eso, las negociaciones podrían realizarse con optimismo.


Comentarios