San Juan
Lunes 07 de Octubre de 2019

El drama de una sanjuanina que hace un año quedó con un daño irreversible tras una operación en Córdoba

Se trata de Valeria Reinoso, quien ingresó a la sala de cirugías del Hospital Privado de Córdoba, salió con complicaciones y quedó cuadripléjica. Tiene daño cerebral y nadie se hace cargo.

/// Por María Eugenia Vega
Hace un año, en Córdoba, una joven jachallera de 42 años, llegó con la intención de someterse a una cirugía por un lipoma en sus mamas. Cuando salió de la operación, una reacción a la medicación provocó lo peor. Valeria sufrió una hipoxia que la dejó sin oxígeno en el cerebro durante cinco minutos. Esto le generó un daño irreversible que la dejó cuadripléjica e internada en su casa de por vida.








Valeria era una persona absolutamente sana y activa, hasta que un error médico acabó con su vida normal. No fue la operación lo que le provocó el daño, ya que, al salir del quirófano, estuvo 40 minutos charlando con los médicos. Lo que ocurrió fue que le colocaron un medicamento contraindicado que le provocó un paro respiratorio y una hipoxia, por no asistirla con oxígeno. "El caso fue especial por la manera en la que se dio el daño. Lo único que necesitó Valeria fue oxigeno, pero no se lo dieron. Por esa desatención tuvo un paro respiratorio, por un medicamento contraindicado. Ella tuvo enormes daños en el cerebro por este tema", relató su marido Luciano Fiorelli a sanjuan8.com.









A un año de este terrible episodio, en el Hospital Privado de Córdoba, su esposo inició una movida a través de redes sociales solicitando la participación de la comunidad en su pedido por el esclarecimiento del hecho que les cambió la vida. "Estamos esperando la voz de los responsables médicos para que nos expliquen lo que pasó", remarcó.

Embed






El caso es que si bien, el hospital se ha hecho cargo de la internación domiciliaria no ha dado respuestas sobre lo que ocurrió. Mala praxis es lo que están exigiendo que investigue la Justicia cordobesa, pero -aunque se ha iniciado el expediente - no hay avances demasiado significativos en la causa; no hubo detenciones, ni médicos señalados como posibles responsables.








Mientras tanto, la casa de Valeria terminó acondicionada como un centro de cuidados intensivos. El comedor ya no tiene la mesa ni las sillas familiares, ahora está equipado con máquinas especiales, sueros, medicación y elementos típicos de una terapia intensiva. Quien ingresa debe hacerlo con los recaudos necesarios porque Valería no puede tener contacto con virus ni bacterias.








La joven, martillera pública y corredora inmobiliaria, madre de tres hijos de 18,16 y 10 años, nunca más vivió la vida prometedora que tenía. Desde entonces, su familia no para de pedir justicia. Su estado es irreversible aunque, en una oportunidad pudo volver a mover sus ojos. Su desatención fue evidente y por eso, el hospital en parte se hizo cargo de su atención. Sin embargo, su calidad de vida no es la que debería. A veces despierta, pero no tiene reacción alguna. Según la medicina, no se ha podido determinar si en esos despertares ella adquiere consciencia.







Para pedir avances en la investigación, se manifestarán este 10 de octubre en la puerta del hospital para pedir que no haya más encubrimientos por parte de los médicos anestesistas ni los cirujanos para que se pueda aclarar la situación. "El tema judicial continúa en Fiscalía aunque no hay resolución. Yo voy a Tribunales una vez a la semana. Sé que están trabajando, pero no han informado demasiado", comentó Luciano.







En el hospital hubo recientemente allanamientos por irregularidades halladas en el hospital por daños manipulados, aparentemente. "Si esto es así puede que haya avances", explicó. Valeria no se puede comunicar, respira por traqueotomía y se alimenta por gastrostomía. Su vida nunca será la misma. El dolor de la familia, no puede ser más grande.


valeria reinoso 5.jpg


Comentarios