Trans de 9 años en un colegio católico
Viernes 04 de Octubre de 2019

El colectivo Jurista por la igualdad y los Derechos Humanos habló sobre la nena trans en la escuela católica

En una publicación, a través las redes sociales, repudiaron el accionar del grupo de padres que se resiste a la inclusión educativa.

El colectivo Jurista por la igualdad y por los Derechos Humanos de San Juan publicó en sus redes sociales un comunicado ante la noticia de la niña de 9 años del Colegio María Auxiliadora quien, pidió a sus compañeros que respeten su identidad de género, y ser tratada por sus compañeros y docentes de acuerdo a ella.


A raíz de esto un grupo de padres presentó a las autoridades del establecimiento educativo una nota para se abstengan de tratar estos temas entre los alumnos.


Ante esto el colectivo Jurista explicó que:

Que de acuerdo a la Ley 26.743 de identidad de género, la niña tiene derecho al libre desarrollo de su persona conforme a su identidad de género; al reconocimiento de su identidad de género y a ser tratada de acuerdo con su identidad de género y, en particular, a ser identificada de ese modo, entendiendo que la identidad de género es a vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo.


Los adultos y las instituciones son responsables de garantizar los derechos de les niños, no de violarlos. Nuestro sistema legal, incluyendo la ley 26.150 de ESI, garantiza los derechos de niños, niñas y adolescentes. Esta ley regula todo el sistema educativo (público y privado) y debe cumplirse en todo el territorio nacional. Nuestra provincia ha adherido a dicha ley a través de las resoluciones 214, 215 y 216/2019 del Ministerio de Educación. La negativa a aceptar los lineamientos curriculares de la ley de ESI (que incluyen la perspectiva de género) es violatoria de esa ley y por lo tanto de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.


Dicha perspectiva apunta a identificar el tratamiento diferenciado hacia hombres y mujeres que se justifica con argumentos biologicistas y lo presenta como algo 'natural' y no como el resultado de prácticas sociales o culturales. Es, entonces, una herramienta que permite detectar el trato discriminatorio, ya sea directo como indirecto, incidental o estructural, y ha sido contemplada explícitamente en nuestras leyes como tal. La ley de Educación Sexual Integral, junto a muchas otras leyes nacionales, cumple con dichos postulados. No busca adoctrinar ni imponer ideologías, sino que tiene bases científicas y apunta a formar sujetos plenos que se vinculen desde el respeto y el apoyo mutuo.


La personas trans son sujetos de derecho y les niños deben aprender a respetarles e integrarles, previniendo todo acto de discriminación o violencia. Considerar el pedido de una niña trans como parte de un "adoctrinamiento" es negar su existencia y apostar en cambio por su exclusión, discriminación y fomenta el discurso de odio. Creer que todos tenemos que ser y actuar de acuerdo a los valores de una religión o doctrina es autoritario y excluyente, y produce desigualdad.


Para terminar en el comunicado repudiaron el accionar discriminatorio de los padres y madres que se resisten a la inclusividad educativa y el respeto por la diversidad y los invitan sumarse a algunos de los múltiples programas de ESI disponibles.

Comentarios