Pedido de destitución de Caballero Vidal
Martes 14 de Noviembre de 2017

Diputados aceptarán la renuncia de Caballero Vidal en la sesión del jueves

Luego de la presentación formal del magistrado respecto del cese de sus actividades como cortista, los legisladores la pondrán en consideración en el recinto. "Si no admitiéramos su voluntad de retirarse, quizás complicaríamos la investigación que está realizando el Juzgado Federal", dijo el diputado Pablo García Nieto.

Juan Carlos Caballero Vial presentó la renuncia como Ministro de la Corte de Justicia luego que el juez Federal Leopoldo Rago Gallo hiciera en la Cámara de Diputados un pedido de destitución para poder indagarlo por estar sospechado de colaborar en la última dictadura militar. El cuerpo legislativo debatirá si le acepta o no la dimisión al cargo en la sesión de este jueves. Pero todo indica que será aceptada.


"Hay ánimo entre todos los legisladores de aceptar la renuncia del cortista, no existen motivos concretos para no admitirla", afirmó el diputado provincial y jefe de la bancada oficialista en la Legislatura, Pablo García Nieto.

La renuncia no implica que no se desarrolle el juicio político. Es que una vez que el pedido de destitución ingresa a la Cámara, pasa por la Sala Acusadora-compuesta por la mitad de los miembros, es decir unos 18 diputados-y por otra parte se encuentra la Comisión Investigadora integrada por cinco diputados que son quienes analizan e investigan el pedido de la Sala Acusadora.


Pero es la Comisión Investigadora, quien luego de analizar las pruebas eleva a la sala acusadora el pedido de desafuero. Nuevamente la Sala Acusadora es quien acepta o no el pedido de desafuero. Hay dos opciones en este caso: que esté a favor del desafuero o que se rechace.

En caso de estar a favor del desafuero de Juan Carlos Caballero Vidal se lo envía a la Sala Juzgadora. Sin embargo quienes sostienen el pedido son tres integrantes de la Sala Acusadora, que son a la vez quienes dictan la sentencia.

La Sala Juzgadora es quien tiene también que garantizar al cortista la defensa en juicio y darle la posibilidad de que se defienda. Luego de esta garantía constitucional se dicta la sentencia admitiendo o no el desafuero del cortista.

El plazo que tiene la Cámara es de 30 días y en caso de no resolver, el cortista Caballero Vidal vuelve a su cargo. Y en el caso del desafuero el magistrado, investigado por delitos de lesa humanidad, queda suspendido y sin goces de haberes.



Embed

Renuncia condicionada

El abogado constitucionalista, Oscar Cuadros, explicó que se trata de una renuncia condicionada, debido a que es un hecho futuro e incierto. "Este beneficio podrá ser acordado por el ANSES en un tiempo determinado y en el presente no significa una renuncia pura", dijo.

Es decir que Juan Carlos Caballero Vidal tendrá fueros por más que haya presentado la renuncia. De todos modos Cuadros aclaró que la Cámara de Diputados tiene en sus manos la posibilidad de quitarle la inmunidad y así el juez podrá disponer de su arresto en el caso de que lo considere.

Por otro lado el Consejo de la Magistratura deberá llamar a concurso para definir una terna de aspirantes para elegir otro miembro de la Corte de Justicia, una vez que salga la jubilación otorgada por ANSES. Tal como sucedió hace pocos meses con el juez Balaguer; luego asumió Guillermo De Sanctis.



Los hechos que lo señalan

Bajo la lupa de la Justicia Federal hay dos hechos que complican a Caballero Vidal. Los dos se refieren a su actuación como juez de la Sexta Denominación provincial, cuando en el país reinaban los años de plomo, a fines de los 70´ y principio de los 80´.

El primero salió a la luz por el testimonio que un abogado dio en el segundo megajuicio por delitos de lesa humanidad que se está llevando a cabo en la provincia. Era el letrado de Héctor Cevinelli y contó que cuando le denunció a Caballero Vidal que su cliente fue detenido, torturado y asaltado por la dictadura, el por entonces juez de primera instancia sacó una pistola, la puso arriba del escritorio y le dijo que se olvidara del caso.

El otro tiene que ver con la muerte de Ángel Carvajal. Los militares quisieron hacer creer al principio que se había suicidado, pero después hubo dudas y tomó fuerza la hipótesis de que falleció por las torturas que le propinaron. Caballero Vidal ordenó hacer una autopsia por pedido del RIM 22, aunque el abogado de la víctima, Carlos Bula, contó hace poco que no instruyó la investigación y todo quedó en la nada.


Comentarios