San Juan
Lunes 09 de Diciembre de 2019

Detalles de la promesa de no aumentar la tarifas de gas y de electricidad "por varios meses"

Lo anticiparon fuentes del equipo de Sergio Lanziani, que asumirá en Energía; el miércoles se anunciarían también otras medidas; se discute quiénes formarán la segunda línea en YPF

El sector energético no fue protagonista en la presentación del gabinete de Alberto Fernández. Casi al final de la conferencia, confirmó al actual ministro de Energía de Misiones, Sergio Lanziani, como futuro secretario de Energía de la Nación, y al exsecretario de Finanzas Guillermo Nielsen como nuevo presidente de YPF. Lanziani cumplió al pie de la letra lo que les pidió Fernández: no hablar con la prensa. Pero en su entorno afirmaron que "por varios meses no habrá aumentos de tarifas".





En el entorno del futuro secretario de Energía también anticiparon que el miércoles, el día después de asumir en el cargo, habrá anuncios de las primeras medidas para el sector. Además del cambio de autoridades habrá un cambio más operativo: la Secretaría de Energía no dependerá más del Ministerio de Hacienda, como sucedió en el gobierno de Mauricio Macri, si no que estará en la órbita del futuro ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.





Desde por lo menos el mes de julio, antes del resultado de las PASO, Lanziani era uno de los candidatos para hacerse cargo de este sector. Su vínculo con el presidente electo fue a través del exgobernador de Misiones Carlos Rovira, como su entorno mismo indicó luego de ser confirmado: "Construyó una excelente relación con el peronismo misionero, el Movimiento de Unidad Popular (MUP) y especialmente con Rovira. Desde allí tomó contacto con el ahora presidente".




También indicaron que Lanziani se considera "amigo personal" de Fernández y que cuando se le consultó por qué aceptó el cargo dijo: "Creemos que tenemos que volver a invertir fuertemente en el proceso energético, porque si no este país no sale. El futuro de la patria está en juego".



Lanziani es ingeniero nuclear egresado del Instituto Balseiro y estudió Ingeniería en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), luego de ganar por concurso una beca de Presidencia y de la Comisión Nacional de Energía Atómica. Luego realizó estudios de perfeccionamiento en la Escuela de Graduados de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en el área de finanzas, contabilidad empresaria, estudio y análisis de proyectos industriales.





Trabajó como investigador en el Centro Atómico Constituyentes, que depende de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), donde se dedicó a la investigación y el desarrollo en el espectro de actividades centradas en las ciencias base de la tecnología nuclear. Además, fue consultor del Banco Mundial en el área de Selección y Ejecución de Proyectos Participativos de Inversión Social, y de empresas en proyectos industriales de entidades gremiales y empresarias de Misiones.




Al evaluar su gestión como ministro del gobernador Hugo Passalacqua, en el entorno de Lanziani destacan sus gestiones para que avancen las obras del gasoducto del Noreste Argentino (NEA), que transporta el gas importado de Bolivia a Misiones, Chaco, Formosa y Corrientes.








También, señalan, fue el promotor de una demanda a la Nación por las regalías de la represa Yacyretá y logró que el gobierno saliente le reconociera este derecho al descontarle el 30% de la factura que paga Misiones a Cammesa, la compañía con control estatal que decide los despachos de energía. Es una suma equivalente a $2000 millones anuales a perpetuidad, comentaron.








Sin embargo, hay un tema pendiente que tendrá que resolver Lanziani como nuevo secretario de Energía: la deuda que tiene la empresa provincial Electricidad de Misiones (EMSA) con Cammesa, de $6265 millones; es decir, dejará de negociar en representación de la provincia para hacerlo desde el Estado nacional. Según dijo Lanziani, no se llegó a un arreglo porque hubo "falta de disposición de la Secretaría de Energía de conciliar las deudas recíprocas".








"El propósito fue discutir los saldos en sede judicial ante la negativa sistemática de Cammesa y la Secretaría de Energía a conciliar las sumas. Los $6200 millones de deuda son los saldos de facturas impagas por el amparo concedido, con capitalización de intereses. Pero falta descontar 17 meses impagos de regalías hidroeléctricas, que finalmente se acordó en $2400 millones en forma provisoria, a partir de lo cual Misiones volvió a pagar el 100% de las facturas. Y queda pendiente un reclamo judicial por 10 años de regalías mal liquidadas", agregó.





El futuro de YPF


Con Nielsen finalmente confirmado como presidente de la mayor petrolera del país, la incógnita está alrededor de quién ocupara el cargo de CEO, hoy cubierto por Daniel González. Entre los nombres que se barajan suena el de Juan Garoby, cofundador de Vista Oil junto con Miguel Galuccio y actual jefe de operaciones. Garoby tiene una experiencia de cuatro años y medio en YPF, durante la presidencia de Galuccio, y previamente trabajó en las empresas de servicios petroleros Baker Hughes y Schlumberger.





En un primer momento, Cristina Kirchner quería que la presidencia de YPF volviera a manos de Galuccio, pero el presidente de Vista Oil tiene un fuerte compromiso con los inversores que apostaron por él para iniciar su empresa. Sin embargo, la expresidenta le pidió que ayude en el armado de los directivos, y por eso habrá asesores de Galuccio en puestos estratégicos en la petrolera con control estatal.






Otro nombre que comenzó a circular es el de Pablo Bizzotto, actual vicepresidente ejecutivo de Upstream en YPF. Tiene una trayectoria de casi siete años en la empresa y previamente estuvo casi 12 años en Pan American Energy (PAE), la petrolera de la familia Bulgheroni.






Con amplia experiencia en YPF, otro posible candidato es Carlos Alfonsi, actual vicepresidente Ejecutivo de Operaciones y Transformación de la petrolera. Está desde 1986 en la petrolera, donde ingresó como gerente de Operaciones de la refinería Luján de Cuyo y luego pasó a ser director ejecutivo de Downstream Industrial. (Fuente: La Nación).






Comentarios