San Juan
Lunes 06 de Noviembre de 2017

De no saber usar un pincel a restauradora profesional de imágenes religiosas

Amalia Correa comenzó hace cinco años con esta pasión casi sin querer. Desde entonces cada vez que ve alguna imagen se pone el overol y manos a la pintura.

Hace cinco años Amalia Correa se paró adelante la imagen de la Inmaculada Concepción, ubicada en la Peatonal de San Juan y retó a Jesús por permitir que su madre ser viera desmejorada. Tantas veces protestó que un día una voz de varón le dijo ¿Y por qué no lo arreglas vos?. Sin saber nada de pintura, ni de arte, fue hasta una ferretería y compró todo para iniciar la restauración. Desde entonces se dedica a eso.


Amalia preguntó en varias lugares que se usaba para ese tipo de esculturas, algunos le decían que no sabían, otros le recomendaron el sintético para que perdure el brillo, "la primera vez que la pinté, me quedó la cara muy roja. Al principio me dio apuro, pero después una amiga me dijo que estaba roja porque tenía al Espíritu Santo adentro. Recién ahí me puse feliz", contó a sanjuan8.com.


Esta jubilada, de 73 años, no tiene problema en subirse a donde sea para dejar las imágenes religiosas reluciente. Se define como una "aventurera vieja" y así lo demostró cuando se la vio sobre el altar ubicado en la peatonal.


Con el correr de los años, esta amateur se convirtió en toda una profesional y ahora muchas veces la llaman para requerir de sus servicios. "Afortunadamente puedo comprar las cosas con mi plata. Por ahí si me llaman, les pido que me den el material, pero no cobro por la mano de obra", relató con su voz alegre.


Entre sus restauraciones se encuentran las imágenes del hospital Rawson, la capilla de San Antonio de Padua y hasta algunas en Jáchal. Pero sin dudas su regalona es la Inmaculada Concepción, ubicada en la peatonal. Cada 6 meses ella la limpia y al menos una vez al año la pinta, "Ahora ya se mezclar los colores, pintarle los ojos, hacerles las pestañas, arreglaros si están rotos, ahora soy como Picasso", dijo entre risas.

Comentarios