San Juan
Martes 19 de Diciembre de 2017

Caballero Vidal se presentó a declarar: "Nunca se entendió que estoy a disposición de la Justicia"

El excortista llegó a declarar frente al magistrado Leopoldo Rago Gallo sobre las acusaciones que pesan en su contra por entender que no actuó en consecuencia como juez de primera instancia, en época de dictadura militar.

Finalmente, el juez Federal Leopoldo Rago Gallo consiguió que Caballero Vidal se quedara sin fueros para poder tener potestad sobre él y así indagarlo, en el marco de los delitos de Lesa Humanidad. Esto ocurre luego de que el excortista presentara la renuncia y truncara el camino que pudo haber transitado si se concretaba su juicio político. El exmagistrado manifestó, antes de ingresar al despacho del juez, que nunca se entendió que está a disposición de la Justicia y por eso renunció. A esta aclaración la hizo porque le endilgan que renunció para poder cobrar la jubilación con el 82% móvil. Esto fue negado por el exjuez en la puerta del Juzgado Federal, cuando estaba a punto de declarar por sus presuntas maniobras desacertadas que ayudaron a encubrir graves hechos en tiempos de la dictadura militar, mientras él era titular de primera instancia.


Durante la mañana se espera que Caballero Vidal preste su declaración, tal como lo había solicitado el fiscal Francisco Maldonado por entender que hizo la vista gorda a dos hechos de extrema gravedad en la dictadura militar. Su inacción como magistrado de primera instancia lo deja en el banquillo de quienes no cumplieron con su responsabilidad como funcionarios judiciales y hasta lo posicionan como presunto partícipe de esos delitos.


El primer hecho que le enrostran salió a la luz por el testimonio que el abogado Héctor Cevinelli contó. El letrado dijo que cuando le denunció a Caballero Vidal que su cliente fue detenido, torturado y asaltado por la dictadura, el juez sacó una pistola, la puso arriba del escritorio y le dijo que se olvidara del caso.


El otro tiene que ver con la muerte de Ángel Carvajal. Los militares quisieron hacer creer al principio que se había suicidado, pero después hubo dudas y tomó fuerza la hipótesis de que murió por las torturas que le propinaron. Caballero Vidal ordenó hacer una autopsia por pedido del RIM 22, aunque el abogado de la víctima, Carlos Bula, contó hace poco que no instruyó la investigación y todo quedó en la nada.


En esta jornada deberá dar su versión sobre estos dos hechos y escuchar la imputación del juez Federal. Luego permanecerá en libertad porque Rago Gallo ya le otorgó la eximición de prisión.

Comentarios