San Juan
Lunes 13 de Noviembre de 2017

Caballero Vidal, ausente y con final sin retorno

De un momento a otro se espera que renuncie o que el juez Rago Gallo pida su destitución para poder indagarlo en una causa grave. Hoy, prefirió no ir a un acto oficial.

No fue casual que Juan Carlos Caballero Vidal no estuviera esta mañana en el acto que se hizo en Casa de Gobierno, donde Sergio Uñac firmó un convenio con el máximo tribunal de la provincia para avanzar con el proyecto de la Ciudad Judicial. El cortista prefirió no exponerse a los micrófonos y los flashes en momentos en que evalúa si renuncia para esquivar un inminente juicio político en su contra que tiene final cantado: su destitución.


Los que estuvieron en nombre de la Corte de Justicia fueron Guillermo De Sanctis, Humberto Medina Palá y el actual presidente, Adolfo Caballero. Los ausentes, Abel Soria y el propio Caballero Vidal. De antemano se sabía que el último no iba a estar, para ser consecuente con su costumbre de no someterse a las preguntas de la prensa sobre la situación que lo tiene el borde de despedirse del sillón de cortista que ocupa desde hace más de dos décadas.


Caballero Vidal está imputado de cometer delitos de lesa humanidad durante la última dictadura, cuando era juez de primera instancia y presuntamente se hizo el desentendido frente a dos denuncias que exponían actos atroces de los militares. El fiscal Federal Francisco Maldonado lo acusa de encubrir esos hechos y ya pidió su destitución y que sea llamado a indagatoria.


El que tiene que resolver si impulsa ese pedido ante Diputados es el juez Federal Leopoldo Rago Gallo, con el objetivo de quitarle a Caballero Vidal los fueros que hoy impiden que sea interrogado en la causa que lo compromete. Fuentes calificadas aseguran que el juez hará el planteo en la Legislatura y que sólo es cuestión de tiempo. Mientras tanto, en el parlamento sanjuanino ya tienen definido que si llega esa solicitud, le darán el OK y destituirán al actual cortista.


Los legisladores saben que la única vía para que la causa judicial avance es remover el escollo constitucional que existe para investigar a los ministros de la Corte de Justicia. Dicho en otras palabras, hace falta destituir a Caballero Vidal para que pierda los fueros y pueda ser interrogado acerca de los hechos que le endilgan. Cualquier otra acción sería entorpecer el avance de la investigación y los diputados no están dispuestos a cargar con ese peso.


La otra alternativa que aparece en el horizonte ofrece el mismo final para el cuestionado cortista. Fuentes de su entorno aseguraron que por consejos de su familia y algunos amigos, está analizando renunciar y jubilarse para zafar del banquillo de los acusados en juicio político. Más, sabiendo cómo terminaría ese proceso. Además, se suma un factor no menor: si es destituido perdería el derecho a jubilarse con el 82 por ciento de su sueldo, pero si se va por voluntad propia se asegurará embolsar ese porcentaje de sus haberes.


Cualquiera sea el camino, Caballero Vidal se encamina a dejar de pertenecer a la Corte de Justicia y el desenlace se espera para esta semana. Después será el turno de la Justicia Federal y su misión de determinar qué papel jugó el todavía cortista en los años de plomo.

Comentarios