San Juan
Jueves 12 de Abril de 2018

Caballero sobre su renuncia: "Se terminó una etapa... quiero tener más libertad"

Tras más de 20 años, dio el puntapié para dejar la Corte de Justicia. Dijo que las cosas mejoraron en Tribunales, pero habló de que no se respetan los horarios.


A horas de haber presentado la renuncia a la Corte de Justicia, Adolfo Caballero habló este jueves con sanjuan8.com y aseguró que se jubila porque busca tener más libertad, dedicarse al campo y ser gaucho full time. Además, señaló que le faltó controlar más que empleados y jueces cumplieran los horarios.

"Se terminó una etapa, llega el momento en que uno tiene otros planes, quiero tener más libertad, ser gaucho a pleno", aseguró Caballero cuando salía de la reunión del Consejo de la Magistratura que preside. En el segundo piso de Tribunales, sostuvo además que "mi idea nunca fue perpetuarme en un cargo".

Caballero es conocido por su afinidad al campo. Eso lo llevó a ser actualmente el presidente de la Confederación Gaucha Argentina, aunque dijo que también evalúa dar un paso al costado y que en ese lugar asuma una persona más joven. "Ya les he dicho que estoy pensando en irme", contó.

Según el cortista, "en su momento me cansé de litigar y aposté por la Justicia para dar lo que yo veía desde afuera". Ahora, agregó, "cuando digo que quiero tener más libertad es porque ya pasó ese momento de tener que cumplir con distintas audiencias todos los días".

Su salida es la tercera que se produce en el máximo tribunal de la provincia al cabo de dos años, luego de más de 20 con la misma composición. De los cinco cortistas que iniciaron un ciclo que termina con un profundo desgaste y cuestionamientos, en 2016 se jubiló Carlos Balaguer, el año pasado lo hizo Juan Carlos Caballero Vidal para esquivar un juicio político en su contra que lo hubiera dejado sin el 82 por ciento móvil y ahora Caballero. Los que siguen, por ahora, son Humberto Medina Palá y Abel Soria.

Caballero no dejará todavía el cargo de ministro de la Corte, porque su dimisión es condicionada a que la ANSES le conceda la jubilación y para eso pueden pasar varios meses. Cuando consiga el beneficio, su sillón quedará vacío y se profundizará la renovación que comenzó con Balaguer y que tanto piden los sectores judiciales.

Junto a sus compañeros de la primera hora, Caballero recibió constantes críticas por las evidentes fallas que tiene el Poder Judicial y la tardía reacción para darle respuestas a la gente que debe litigar. Atendiendo a ese panorama, no se animó a arriesgar más que un "ni por la puerta grande ni por la ventana, me voy por una puerta normal". Y sobre los cuestionamientos, afirmó que no incidieron en su decisión porque "es así cuando sos funcionario público, sé que no es un cargo fácil y estamos expuestos".

A la hora de ensayar una autocrítica, Caballero dijo que "me faltó insistir en que los trabajadores del Poder Judicial brinden una sonrisa cuando atienden a la gente, me faltó exigir un poco más que se cumplan los horarios de trabajo". Al mismo tiempo dijo que el ANIVI y el fuero de Flagrancia son dos de los mayores logros que tuvieron en los últimos años.

Sobre los jueces inferiores, señaló que "todos deben entender que hay que trabajar más". No es la primera vez que lo dice. Pero ahora se va y suavizó el tono, al manifestar que "se ha mejorado mucho".

Comentarios