San Juan
Domingo 08 de Abril de 2018

Aunque pase el tiempo

El pasado viernes se despidió Inti Huama y dejó la última función de sus espectáculos. Fue un adiós diferente, porque aún están vigentes y dejan una página escrita muy importante e inolvidable en la historia cultural de San Juan.

Llegué al ensayo, a la hora pautada; me recibe Mario Zaguirre e inmediatamente me dispongo a seguir sus pasos que, sin necesaria explicación, nos llevaban al alto de la casa. De allí provenía el sonido de acordes de guitarra y voces que entonaban la afinación. El ensayo de Inti Huama preparaba nada más y nada menos que la última función. Nos detenemos para saludar a las "chicas" dos señoras de avanzada edad, dato lógico que se advierte por lo que los pliegues de su cara; pero de muy pocos años al decir de su semblante y actitud simpática y cobijadora. La mamá y la tía de Mario me recibieron con un abrazo ante la oportunidad de conocer a la "Conductora de la tele" que todas las mañanas y los mediodías entra en su casa. Eran las 21 y por supuesto, la pantalla del 8 con el volumen bajito estaba en la TV. "Las últimas Uñac que quedan" me dijo Mario, ya que son hermanas de Joaquín Uñac, el que fuera dos veces Intendente de Pocito y padre del actual Gobernador de San Juan.



Ese encuentro me permitió entender las raíces de Mario, uno de los fundadores de Inti Huama, y también me permitió comprender las razones de la formación del grupo que siempre tuvieron a sus padres como principales artífices para fomentar la veta artística de sus hijos. Fonsi Velasco y Panchito Godoy son un claro ejemplo de ello también.



Subir las escaleras y entrar en el departamento fue la más extraordinaria oportunidad que tuve en mi rol de periodista en mucho tiempo. Fui consciente que estaba ante un hecho histórico que jamás se podría repetir: El último ensayo, el último repaso, las últimas risas y carcajadas en ese contexto.



Hablar de Inti Huama es remontarnos a la infancia de Fonsi y Mario. Tenían 12 años y mientras Alfonso (Fonsi) rascaba una guitarra en el frente de su casa en Pocito, otro niño se paraba ante él y al verlo le preguntó: "¿Te gusta cantar, y tocar ese instrumento?" ... ante la respuesta afirmativa, ninguno de ellos se estaba percatando que estaba naciendo una amistad que duraría toda la vida . El otro niño era Mario Zaguirre.



Con los años se incorporó Juan Manuel Mas, quien integró el grupo por más de 15 años y hoy reside en España, y en la década del 70 llegaría Panchito Godoy, riojano de nacimiento pero sanjuanino por adopción. La partida de Mario a los solistas de San Juan, llevó a la incorporación de Oscar Figueroa un cantante de la "ostia"que estuvo y está a la altura de las circunstancias.



Contar los años de espectáculos y su paso por Canarias, New York, España y toda Latinoamérica forjaron el temple de éstos artistas que, llegaron a lo más alto, nada más y nada menos que ser reconocidos en su propia tierra. Bien vale aquí recordar la frase de Buenaventura Luna: "Pa qué lo vamo´a aplaudir si es de mis pagos". Inti Huama rompió con la tradición mediocre y logró el aplauso más exigente, el de su pueblo.



El Teatro del Bicentenario fue el mejor escenario que pudo presentar el homenaje del adiós. A sala llena y con varios que se quedaron con la ñata contra el vidrio porque a mediados de semana ya no había más localidades, la nostalgia nos embargó el llanto contenido nos atragantó y la algarabía nos acompañó para tararear y cantar los clásicos de su propio cancionero. El silencio se apoderó de la sala cuando Mario interpretó la canción de su autoría: "Aunque pase el tiempo", el tango "Malena" en la voz de Fonsi, y las más espectacular versión de Piazolla en las manos de Panchito y su guitarra.



Hoy San Juan tiene en sus manos un legado y ahora nuestra responsabilidad estará en "no olvidar", y para eso es necesario que Inti Huama esté en las aulas, en los actos escolares, en las fiestas patrias. Padres y maestros debemos hacer escuchar a nuestros hijos cada canción y aprender las letras que nos relatan nuestra vida, nuestros amores y hasta el llanto; nada mejor que disfrutar "Las lágrimas de nuestros hijos", un tema que reflexiona sobre el verdadero valor de un padre y el bálsamo que significa ver crecer a los vástagos.



Es nuestro deber hoy mantenerlos siempre vigentes, en los programas de televisión en las redes sociales y también en los grupos de rock de los más jóvenes porque Inti Huama le escribió a San Juan. Tenemos en nuestras manos una herramienta preciosa para explotar.



"Aunque pase el tiempo"... es una de las canciones más románticas que nos han obsequiado, es la que con permiso de su autor, Mario Zaguirre, tomo hoy y la transformo en el inmenso cariño que ahora se traslada a ellos porque ...



"no importan los años, que nuestro amor hacia ellos será eterno, mirarás en nuestros ojos, que los seguimos queriendo Inti Huama! Que los soñaremos cada noche, en cada espectáculo...aunque pase el tiempo"



Seguirán siendo por siempre los Halcones del Sol.

Comentarios