Antes de decidir su destino, la Corte le pide explicaciones al juez Flores
Le corrió vista para que se defienda de algunas desprolijidades que se detectaron en su juzgado. Lo pueden sancionar o, incluso, pedir su destitución.

La resolución de la situación del juez Pablo Flores quedó postergada otra vez. Los ministros de la Corte de Justicia habían pasado la semana pasada a un cuarto intermedio hasta este martes y ahora, antes de decidir si le imponen una sanción, acordaron correrle vista para que responda sobre algunos expedientes que tiene en trámite. El magistrado es objeto de investigación por parte del máximo tribunal luego de que quedara de manifiesto que no tenía idea acerca de la suerte que siguió una causa por abuso sexual contra el ginecólogo Carlos Martínez que tenía bajo su órbita.


Es la segunda vez que los cortistas y el fiscal General de la Corte se juntan para definir si a Flores le corresponde una sanción y hasta la opción de denunciarlo ante el Jurado de Enjuiciamiento por un eventual incumplimiento de su deber de juez. El miércoles lo hicieron por primera vez, quedaron en tomarse unos días para leer en detalles la auditoría que se hizo en el juzgado que encabeza el magistrado y supuestamente este martes iban a resolver qué camino seguir.


La resolución deberá esperar unos días más. Antes de tomar una decisión final, los funcionarios quedaron en pedirle a Flores que explique las desprolijidades que se habrían cometido en su juzgado, entre ellas las demoras que se produjeron en el caso Martínez. Esto es, que dé su versión sobre el trámite y los plazos que se tomó para resolver causas que pasaron por sus manos.


Con las explicaciones del caso, se espera que los miembros del máximo tribunal se vuelvan a reunir para decidir qué hacer. Pueden encontrar justificaciones que hagan razonables las eventuales demoras que tiene el juzgado de Flores y no sancionarlo, imponerle algún castigo de carácter administrativo (apercibimiento, suspensión, etc.) o pedir su destitución ante el Jurado de Enjuiciamiento. Fuentes de Tribunales aseguraron que la última es la que suena con menos fuerza, aunque no la descartaron.


Flores quedó complicado cuando trascendió que la causa por abuso sexual contra Martínez (quien tiene una pila de denuncias de diferentes mujeres) se le prescribió en el año 2013. El profesional fue procesado por el juez y cuando el expediente tenía que ser elevado a juicio oral y público, quedó traspapelado y se vencieron los plazos.


Para peor, cuando Canal 8 le preguntó a Flores qué había pasado con la causa, respondió que se fue a la Cámara Penal y que nunca más se lo mandaron de vuelta. Pero desde la segunda instancia aportaron documentación para demostrar que sí fue devuelta, lo que dejó en evidencia que el magistrado no sabía dónde estaba ni el estado en el que se encontraba el expediente que se instruía contra el multidenunciado Martínez.

Más allá de la auditoría que la Corte ordenó para determinar el estado del juzgado de Flores y las causas que allí se tramitan, el magistrado intenta subsanar la situación. Reflotó el proceso, dice haber encontrado hechos nuevos contra el ginecólogo y con ese argumento, lo procesó por un delito más grave, el de abuso sexual gravemente ultrajante. La defensa apeló esa resolución y ahora espera que se expida la Cámara Penal.