San Juan
Viernes 04 de Enero de 2019

Adiós al sacerdote de misas alegres y descontracturadas

El padre Roberto era dueño de una simpatía y un carisma único. Hoy falleció, a los 56 años de edad.

El padre Roberto era dueño de una simpatía y un carisma único. En las celebraciones nunca faltaban sus chistes y su sonrisa plena. Hoy falleció, a los 56 años de edad.

Comenzaba la misa y él se preparaba para entrar. Algo hacía siempre para sorprender a los fieles: un zapateo improvisado, un helicóptero con los cordones o una cara chistosa eran su sello personal. Las misas para él eran un encuentro de catequesis, una charla amena, un ida y vuelta con los presentes.


Leer: Conmoción por la muerte del sacerdote de la parroquia de Andacollo


La Parroquia de Santa Teresita del Niño Jesús lo recuerda como el hombre incansable que ayudó a levantar el templo, los fieles que participamos de sus misas como el cura amigo, el que llamaba a los jóvenes y cantaba canciones de moda. Nunca se privó de contar la historia de cómo recibió el llamado de Dios, y lo hacía para dejar en claro que Jesús llama a servir a los hombres comunes. "A mí no me gustaba ir a misa. Un domingo estaba lavando el auto y mis amigos pasaron a invitarme a la parroquia. Les dije que sí y ni bien entré supe que tenía que ordenarme sacerdote. El llamado de Dios me atravesó", confesaba.

Recorrió muchos lugares al servicio de la Iglesia, siempre destacándose por su dedicación, empeño y cercanía hacia la comunidad. Hoy falleció con 56 años. El Padre Roberto ya disfruta del Reino de los Cielos y se fue con las manos llenas del amor de quienes tuvieron el placer de conocerlo.

Comentarios