San Juan
Jueves 02 de Agosto de 2018

Acusaron por maltrato a una jueza y se complica su situación

Se trata de la suspendida María Elena Videla. Le formularon cargos y ahora deberá responder.

El sumario contra la titular del Juzgado Civil N° 7, María Elena Videla, dio un paso clave. La instructora sumariante le formuló cargos en su contra por su indebida conducta con los empleados del juzgado que dirige y la morosidad que arrastra en el tratamiento de las causas. La magistrada tendrá ahora que contestar a esa acusación, para que después la Sala de Superintendencia de la Corte de Justicia decida si la sanciona o no. Sin embargo, ella ya inició los trámites para jubilarse y en Tribunales sostienen que podría llegar a conseguir el beneficio antes de que se resuelva su futuro.

Videla había sido apartada preventivamente del cargo en febrero, cuando quedó en el ojo de la tormenta por los supuestos malos tratos que ejercía contra sus empleados. Gritos, malas formas y un acoso constante habían denunciado los trabajadores, lo que motivó que la Sala III del máximo tribunal abriera un sumario para determinar su conducta.


El trato no es todo. Videla está señalada también de tener decenas de causas sin resolución, lo que la puso como una de las juezas del fuero Civil más morosa.


Leé también: Escándalo en Tribunales: suspendieron a una jueza por maltratar a sus empleados


Fuentes ligadas al sumario aseguraron que las demoras podrían tener que ver con sus malas actitudes a los empleados. Aparentemente, en medio de los malos tratos, a los gritos, les corregía una y otra vez los proyectos de resolución y eso demoraba el dictado de las sentencias.


La investigación de la sumariante determinó que hay motivos para levantar cargos contra la magistrada. Y así fue. La acusación es por su incumplimiento de una norma interna que obliga a los jueces y a los funcionarios judiciales a mantener un buen comportamiento y un trato decoroso con los empleados.


Ahora, Videla tiene tres días hábiles para contestar la acusación. Es una forma de asegurar su derecho de defensa y ser oída, antes de que la Corte de Justicia a través de la Sala de Superintendencia diga cuál será la medida final que adoptará.


La Corte puede considerar que no hay ninguna conducta para reprocharle y reincorporarla. Pero si concluye lo contrario, puede aplicarle desde un apercibimiento hasta una suspensión sin goce de sueldos de 30 días. En el peor de los casos, podría ser denunciada ante el Jurado de Enjuiciamiento, que es el órgano que se encarga de llevar adelante los procesos de destitución contra los magistrados.


Sin embargo, es posible que todo quede sin resolución. Videla, como ya se sabe, está haciendo los trámites para jubilarse y todo para conseguir el beneficio pronto. Fuentes del palacio de Tribunales aseguraron que es probable que antes de que el sumario llegue a su final, la magistrada consiga el OK de la ANSES para irse con el 82 por ciento móvil.

Comentarios