Aborto a una víctima con retraso madurativo
Martes 28 de Agosto de 2018

Aborto no punible: se cayó la denuncia contra los médicos y se viene una nueva investigación

La Fiscalía desestimó la exposición penal que inició un grupo de personas contra los profesionales que procedieron a realizarle el aborto a una nena discapacitada, quien fue víctima de reiteradas violaciones. Ahora, podrá el ojo en aquellos que intentaron obstruir el proceder ordenado.

/// Por María Eugenia Vega

Con base en lo que ya está expuesto en el Código Penal (art 86- inciso 2) y tras la decisión judicial de intervenir un embarazo que se gestó en el cuerpo de una nena con retraso madurativo, víctima de reiterados abusos sexuales, la Fiscalía no dió lugar a la denuncia que se realizó contra los médicos que procedieron conforme a los solicitado por el juzgado. Es que era una obligación que se impuso por pedido judicial, tal como indica el procedimiento por ley. Entonces, se entiende que no hay delito. Pero sí, están en el ojo de la tormenta aquellas personas que intentaron interrumpir este procedimiento y podrían caer en una investigación penal, el ginecólogo Federico Bazán y la abogada Paola Miers, quienes ahora serán investigados por su accionar.



La idea del fiscal Daniel Galvani tiene su base en las intervenciones que realizó un grupo de personas "pro vida" en el hospital Rawson para evitar el ingreso de la camilla al quirófano. Por lo menos, eso fue lo que trascendió en pleno revuelo por el caso que salió a la luz este fin de semana. Por eso, el fiscal quiere solicitarle al juez correccional que ponga su atención en estas maniobras indebidas que fueron, al parecer, cometidas por profesionales de la salud.



El caso se conoció el pasado domingo, aunque los padres de la niña de 14 años, con un retraso madurativo cuya edad mental es de 5 años, solicitaron la interrupción del embarazado el viernes último. El juez activó el protocolo de procedimiento y solicitó al Ministerio de Salud que le realicen las pruebas médicas a la nena. Luego de comprobarse que la víctima tenía 10 semanas de gestación y que había sido víctima de reiterados ultrajes sexuales, se dispuso el aborto no punible.




El problema fue que, en este marco y trascendido el hecho que se iba a concretar inminentemente en el hospital Rawson, un grupo de médicos se opuso e irrumpió en los pasillos anteriores al quirófano para evitar la cirugía. También se supo que ingresaron a la sala de econografía para demostrar los latidos que se escuchaban en el vientre de la nena. Esto es lo que se deberá comprobar; si realmente sucedió, los involucrados deberán dar cuenta ante el fuero penal.



Mientras tanto, se levantaron voces a favor y en contra de la resolución que estaba bajo el marco de la ley el revuelo llevó a los medios nacionales que criticaron duramente a las agrupaciones "pro vida".

Comentarios