San Juan
Jueves 17 de Mayo de 2018

A 15 metros de alto, obreros de una empresa trabajaron sin arnés

Realizaron tareas en el edificio central del Poder Judicial. Uno no utilizó esa protección y el otro ni siquiera la tenía.

Pertenecen a la empresa LePlag y le encomendaron poner una malla en el segundo piso de Tribunales para evitar que las palomas se sigan asentando en el edificio. Salieron a la cornisa por una oficina de un ministro de la Corte de Justicia y sin usar ningún arnés, hicieron el trabajo con el riesgo de caer al vació desde unos 15 metros. Las normas de seguridad exigen que todo operario cuente y utilice en altura elementos de seguridad que prevengan una fatalidad, pero las imágenes demuestran que en este caso no fue así. En el Poder Judicial se limitaron a decir que averiguarán qué paso, es decir si la falta fue de la firma que contrataron o de los obreros.

Los incumplimientos en este tipo de tareas o en la construcción son casi una constante. De hecho, en los últimos años hubo muertos en distintas actividades por los mal llamados accidentes laborales de obreros que carecían de los elementos de seguridad.

La empresa que hizo el trabajo es LePlag, se dedica a la desinfección y fue contratada por el Poder Judicial para instalar una malla en toda la parte superior del edificio 25 de Mayo. Lo hicieron con el objetivo de espantar a las palomas, cansados de estos animales y el excremento que riega los techos, los aires acondicionados y cualquiera de los rincones externos, lo que atrae vinchucas y otras plagas.

En una secuencia de fotos se puede ver cómo los obreros casi que están a la buena de Dios. El primero que sale a la cornisa tiene arnés, pero no está enganchado a una estructura que lo sostenga en caso de caída. Inicialmente los sostiene un compañero con una soga y después ya trabaja sin siquiera esa pseudoprotección. El otro sale más tarde y cuenta nada más que con un casco.

Todo eso sucedió a una altura de unos 15 metros. Y si cualquiera de los trabajadores hubiera caído por cualquier circunstancia, tranquilamente San Juan estaría lamentando una nueva fatalidad por la ausencia de medidas mínimas de seguridad.

El problema hubiera sido de la empresa, pero también del Poder Judicial, por ende, del Estado. Porque en estos casos, hay responsabilidades compartidas.

Desde la Corte de Justicia emitieron un comunicado sobre el asunto. El mismo dice que el contrato firmado con la empresa "exige el cumplimiento de todas las normas de seguridad para el resguardo de los trabajadores". Además, aseguraron que ante la evidencia de las fotos que captaron la escena averiguarán en LePlag si fueron los operarios los que incumplieron.

Comentarios