San Juan
Miércoles 07 de Marzo de 2018

#8M: el segundo paro de Mujeres se hará sentir en la UNSJ

Las docentes universitarias son una de las pocas trabajadoras que podrán faltar a sus trabajos y sumarse a una movilización que se dará paralelamente en 44 países. "Por más mujeres en la ciencia, por jardines maternales en los lugares de trabajo, por una universidad con más presupuesto" fueron algunos de los pedidos.

/// Marcela V. Silva


En el Día Internacional de la Mujer se realizará el segundo paro que por segunda vez consecutiva se efectuará en la Argentina y en el que se espera se sumen 44 países más. Esta iniciativa caló hondo en San Juan y desde diferentes agrupaciones sociales y feministas llamaron a sumarse a la convocatoria que particularmente se hará sentir en la UNSJ de 11 a 13 del jueves.


Las docentes también se sumaron a la movilización y a través de una campaña pidieron para que las becarias sean consideradas parte de la ciencia, por más jardines maternales en los lugares de trabajo, por más presupuesto en la universidad, entre otros pedidos de importancia.

Escuchá:

Embed


"Las mujeres de la universidad paramos" expresa uno de los lemas que se verán en la marcha que se realizará este 8 de marzo a las 19 en la plaza 25 de Mayo, de la cual se espera que se sumen miles de mujeres más que reclaman por el aborto seguro, libre y gratuito, por los femicidios y por más políticas públicas que apunten a disminuir los casos de violencia de género, también pedirán por un salario igualitario y la posibilidad de acceder a puestos de jerarquía en los diferentes estamentos.


paro san juan.jpg



¿Cómo nació el paro de mujeres?


Hace solo un año y medio, miles de polacas convocaron a una huelga de mujeres. Reclamaban contra un proyecto de ley que pretendía penalizar el aborto, incluso el aborto espontáneo o el que se le practicaba a una mujer que había sido violada. Muchos gobernantes, al principio, dijeron que habían "salido a pasear un día laboral", pero la huelga rápidamente produjo un efecto que permitió a las manifestantes medir su fuerza: el Parlamento rechazó el proyecto de ley.

Fue así que las polacas empezaron a contactarse con movimientos de mujeres que estaban madurando en otros países. Pasar de una huelga local al Primer Paro Internacional de Mujeres en el cual mujeres de al menos 55 países se unieron en un reclamo global y elaboraron sus consignas particulares. Ya no solo exigían políticas públicas para frenar los femicidios, sino que pretendían mostrar las otras formas de desigualdad y violencia cotidiana que viven las mujeres. El color del paro se unificó en violeta.

Comentarios