#8M
Jueves 08 de Marzo de 2018

#8M: cuatro mujeres líderes que lograron conquistar espacios que estaban reservados para hombres

sanjuan8.com reunió a varias mujeres que se caracterizaron por ser únicas en las actividades que realizan. Rodeadas de hombres y luego de haber vencido algunas trabas lograron ocupar un espacio y hoy son ejemplos de lucha, trabajo y liderazgo. Conócelas en profundidad.

/// Marcela V. Silva



El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer y difícilmente alguien no conozca de qué se trata esta jornada que conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona. Es por eso que sanjuan8.com reunió a cuatro mujeres sanjuaninas que desde su espacio en el deporte, la justicia y lo empresarial se caracterizaron por dejar un sello femenino en la labor diaria que realizan.


Amelia Zavalla

Amelia es la primera mujer sanjuanina en convertirse en árbitro de rugby y luego de seis años de imponerse en las canchas provinciales sigue siendo la única. Con esperanza en sus palabras cree que en los próximos años varias mujeres más se recibirán y empezarán como ella de a poco, muy de a poco a copar algunas canchas.


Su amor y pasión hacia un deporte que es dominado y dirigido en un alto porcentaje por hombres comenzó de adolescente, cuando acompañaba a uno de sus hermanos a los partidos juveniles. Luego, ese fuego sagrado la marcó cuando su novio, padre de sus cuatro hijos, también era jugador y ella lo acompañaba. En ese entonces no pudo jugar porque ni siquiera era una posibilidad, pero sin imaginarlo se convirtió en la entrenadora de los niños del Jockey Club y al desconocer la "esencia del reglamento" se metió en un mundo un poco más complicado y conservador: el arbitraje.


No fue nada fácil ni repentino. Tuvo que estudiar y entrenar para poder dirigir los encuentros que en un primer momento según relató costó que se acostumbren a que los límites en la cancha los ponía una mujer. Luego de muchos años de trabajo y de recorrer gran parte del país se convirtió en una de las seis réferis del panel de la Unión Argentina de Rugby y ya dirigió dos sudamericanos y los nacionales de clubes.


"No me gusta que me den el asiento del colectivo por ser mujer, sino porque lo necesite" reflexiona.


Adriana Tettamanti

Adriana es la primera mujer que quedó seleccionada en una terna para competir por uno de los puestos de la Corte de Justicia de la Provincia y cuenta con orgullo que para ella fue un honor haber sido la primera en llegar a ese lugar.


Ella es parte del 25% de mujeres con las que cuenta el Poder Judicial. Es madre de tres hijos (una mujer y dos varones) y expresa que para ella el Día de la Mujer es una buena oportunidad para reflexionar sobre la mujer en la sociedad y considera que no es momento de festejo sino de pensar que se hizo desde el 1911 hasta la actualidad.

Es firme, segura y siempre se caracterizó por estar en lugares donde predominan los hombres. Primero fue cuando ingresó con 12 años con el 100% del examen aprobado en la escuela Industrial y se recibió de Técnico Constructora. Ya cuando corrían los años de la adolescencia comenzó a sentir su pasión por la abogacía. Decidió quedarse en San Juan sola con apenas 18 años y comenzó a trabajar en estudio jurídico y estudiaba a la vez; "así gané la experiencia que necesitaba" dice convencida del camino que realizó.


Luego de pasar por algunos puestos claves en los que admite que sufrió del machismo vedado "ya que algunos jefes consideraban que los puestos claves eran solo para hombres" logró ser titular en el juzgado Administrativo y Contencioso. Hoy integra la Oficina de la Mujer y manifiesta que hubo evolución en los fallos a nivel nacional que le dan igualdad de trato a las mujeres lo cual destaca está estipulado en la Constitución Nacional y en diferentes tratados internacionales.


"Es importante que se sensibilice y se concientice sobre la temática de la violencia de género" finalizó.


Patricia Sirera

Patricia tiene a su cargo quizás uno de los trabajos más sensibles y de mayor importancia en la Justicia de Familia, es asesora y es quien se encarga de defender y velar por los derechos de los Niños. De niña, muy de niña supo que quería ser abogada y defender a los que no podían hacerlo. "La mujer tenía que tener una profesión" era una frase que le repetía su madre y que fue una marca y un sello que la acompañó toda su vida.


Su responsabilidad y su pasión por el estudio la llevaron a tener uno de los mejores promedios del colegio Fray Mamerto Esquiú y una vez que se egresó comenzó a dar clases en zonas alejadas para poder pagarse la carrera en la UCC ya que los problemas económicos eran una frecuente en su familia. Su mamá era madre sola y solo contaba son su sueldo para subsistir por lo que fue necesario el aporte de Patricia para solventar la carrera.


Una vez que se recibió litigó y rápidamente se convirtió en la asesora a la caja de jubilaciones, fue vice y llegó a la presidencia en cuestión de unos pocos años. Esta etapa de pasión por la política duró muy poco, ya que su compromiso por la justicia la hizo desembarcar en Tribunales y ya hace 25 años que trabaja en este poder y 14 que se encuentra en la asesoría de Menores. Paralelamente es la presidenta del Órgano Provincial Coordinador de Seguimiento y Prevención de la Violencia Familiar, en este espacio se plantea las problemáticas a través de los diferentes poderes y se proponen como solucionarlos.


Ella destaca que en muchas oportunidades tuvo que demostrar que era capaz de algo solo por ser mujer, pero enfatiza que hay sectores que son dominados por los hombres que han apoyado y fomentado a las mujeres para ocupar nuevos espacios.


"Las mujeres son apasionadas. Son heroínas que trabajan, llevan un hogar y cuidan a sus hijos y es importante que todas sean replicadoras de que se puede salir de una situación de violencia".


Silvina Bellanting


Silvina llegó de Rosario con apenas 26 años, ya que su especialización en auditoria de bancos le valió un puesto en la Gerencia de Auditoria del Banco San Juan. Pero antes de desembarcar dejó a su familia, madre, hermanos y amistades, para proyectarse y crecer profesionalmente a cientos de kilómetros.


No fue fácil estar sola en un lugar donde no conocía a nadie, pero el compromiso y la pasión por los números hizo que rápidamente pudiera ascender a Gerente de Operaciones del Banco. Mientras su carrera crecía a medida que también se convertía en mamá le surgió la oportunidad de liderar la gerencia en plena crisis del 2001-2002 lo que significó tomar decisiones muy importantes de esa coyuntura.


Años más tarde, una nueva oportunidad de crecimiento profesional hizo que partiera con la misma pasión a vivir a Paraná - Entre Ríos. Trabajó en el Banco de Entre Ríos, esa una experiencia también fue muy enriquecedora ya que le permitió en muy poco tiempo llegar a la Gerencia General del Banco San Juan de la mano de una nueva oportunidad de crecimiento profesional y así, se transformó en la primera mujer del país en ocupar un puesto de semejante envergadura y responsabilidad.


A medida que lideraba el banco, fue creciendo su familia y en la actualidad es mamá de dos varones y una nena. En esta tarea profesional – familiar cuenta que hay días en donde todo está dado vuelta, pero cuenta con el apoyo de un papá muy presente con sus hijos y una estructura de apoyo que le permite que la tarea sea más fácil. Otra persona que es fundamental y que permite que pueda viajar por trabajo al exterior para reuniones claves de la empresa es la mágica presencia de su madre Adriana que viaja desde Rosario para cuidar y acompañar a sus hijos y que hace que la distancia y las preocupaciones sean más llevaderas.


Silvina destaca la importancia del día de la Mujer ya que representa el reconocimiento a las mujeres trabajadoras. "No hay que sentir que una no puede. Las oportunidades están y cuando se presentan hay tomarlas con pasión y responsabilidad"

Comentarios