Comscore

A UN CLICK

Salvó al "niño brujo" y tiene una increíble historia de vida

En algunas partes de Nigeria algunos pequeños son considerados "niños brujos", a quienes se les señala por "tener espíritus malignos", lo que puede tener funestas consecuencias para estos pequeñitos.

Lo que las costumbres recomiendan en estos casos de "niños brujos" es un exorcismo para expulsar a los malos espíritus de sus cuerpos; sin embargo, este procedimiento es costoso, por lo que algunos padres no pueden pagarlo. Comienza entonces la persecución contra los menores.

Sin que los padres puedan hacer nada, a riesgo de que ellos corran la misma suerte, o bien, en varios casos son ellos mismos quienes "denuncian" a sus hijos, estos infantes son perseguidos para ser decapitados, enterrados vivos, quemados, o, en el "mejor de los casos", ser expulsados de su pueblo.

Afortunadamente para estos niños, existen personas como Anja Ringgren Lovén, una mujer danesa que en 2011 decidió dejar todo y se fue a realizar trabajo comunitario en África.

Anja dejó su trabajo como gerente de una oficina en Dinamarca y partió hacía Nigeria. Allí comenzaría una nueva vida.

Uno de los niños que ayudó es "Hope", un pequeñito nigeriano, considerado "niño brujo", a quien Anja encontró en condiciones terribles de higiene y desnutrición, y a la espera de enfrentar el destino mortal reservado para los que son señalados como "brujos".

Anja recogió a Hope, lo desparasitaron y lo ingresaron a un hospital, donde estuvo recibiendo transfusiones diarias, pues el nivel de desnutrición era muy alto. Luego de esto, emprendió una campaña de donativos para ayudarlo y reunió un millón de dólares, con lo que Hope se ha ido rehabilitando; además, esta mujer construyó una clínica para ayudar a más de estos niños.



Después de pasar un par de años en Nigeria, Anja conoció a un hombre local y se enamoró. A los pocos meses se casaron y tuvieron un hijo.

Anja tiene una fundación llamada DINNødhjælp, y sus acciones en favor de Hope y otros "niños brujo" le han valido el ser considerada como la Persona más Inspiradora del Mundo 2016, de un listado de 100 personas que publica la revista alemana Ooom, por encima del papa Francisco; Barack Obama; y el Dalai Lama.

"Era del tamaño de un bebé, todo mi cuerpo se congeló. Me convertí en madre hace 20 meses y pensaba en mi propio hijo cuando vi a este niño. Para mí estaba claro en ese momento que lucharía con todas mis fuerzas para que él sobreviviera".

Poco a poco ha logrado la recuperación de Hope, quien se ha convertido justamente en un símbolo de esperanza, no solo para los demás niños-brujo, sino para toda la humanidad, y justamente eso es lo que ha inspirado a miles de personas alrededor del mundo.